Represión | Navidad negra en Cuba: los juicios del 11J

"Nos vestimos de negro", dicen las madres cubanas en estas Navidades, "un color que representa el luto, la tristeza, pero a la vez la fortaleza". 

Templo cubano en Navidad.
Templo cubano en Navidad. | Imagen: Juan Pablo Estrada

Ocho mujeres vestidas de negro entraron al templo católico de San José, en la ciudad de Camagüey, para participar en la Misa de Gallo de estas Navidades. Pero sus motivaciones no fueron celebrar o afincar sus creencias religiosas, sino pedir, como último recurso de esperanza, la liberación de sus familiares, presos políticos por manifestarse el pasado 11 de julio contra la dictadura cubana.

“Nos vestimos de negro porque quisimos romper con esos esquemas de vestirnos de blanco, porque realmente no vivimos en paz. Para mí así está representada la Navidad y todos los días desde el 11 de julio, de un color negro, de un color que representa el luto, la tristeza, pero a la vez la fortaleza”, declaró Ailex Marcano, madre de Ángel Jesús Véliz, a Radio y Televisión Martí.

También estaban, la noche del 24, la novia de Ángel Jesús; la madre y la hermana de Dixan Gaínza Moré; la madre y la esposa de Yoel Ylisastigui; la madre de Yadir Ayala Núñez y la madre de Oslanis Zulueta Hechavarría. Todos enjuiciados en el mes de diciembre por presuntos delitos contra la Seguridad del Estado (SE) y a la espera de sus sentencias en enero, luego de que los tribunales ratificaran las peticiones fiscales de varios años de privación de libertad para cada uno.

El calvario de estos familiares es sólo una muestra del que en esta Navidad viven muchas familias en Cuba, pues el régimen decidió culminar el 2021 con la ejecución de los postergados juicios a los manifestantes. Entre el 13 y el 24 de diciembre, la plataforma Justicia 11J registra más de 150 procesos penales contra participantes en las protestas.

Entre los cargos que se les imputan están instigación a delinquir, desórdenes públicos, atentado, denegación de auxilio, desobediencia, resistencia, evasión de presos y detenidos, daños, robo con fuerza, portación y tenencia ilegal de armas (en relación con el machete) y los delitos contra la SE: sedición y sabotaje. Las sentencias oscilan entre los 2 y los 30 años de privación de libertad o, en el caso en que algún tribunal lo decida, las leyes cubanas tienen prevista la pena de muerte.

Los 15 de La Güinera

En La Güinera, barrio de Arroyo Naranjo que vivió uno de los momentos más intensos del 11J, otra madre se sumaba al reclamo por la libertad de los manifestantes. Contra su hijo, Dayron Martín Rodríguez, pesa una condena de 30 años de cárcel, de las mayores entre los casos asociados a las protestas.

En ese barrio, según Justicia 11J, residen 15 de las 32 personas juzgadas en la capital por el supuesto delito de sedición. “Han sido tan crueles de dictar estas sentencias días antes de Navidad”, señaló la activista Salomé García Bacallao, integrante de la plataforma de monitoreo a la represión y arbitrariedades del régimen contra los manifestantes.

“Miro en derredor y no encuentro lugar a la celebración. Podrá escucharse la música, pero solo enmascara, como una sábana sucia que torpemente cubre la vergüenza y el dolor”, afirma Carolina Barrero.

La curadora de arte y activista Carolina Barrero amplió la información especificando desde su perfil en Facebook que los 15 de La Güinera fueron enjuiciados los días 14, 15 y 16 de diciembre de 2021, en la sala de Delitos Contra la Seguridad del Estado del Tribunal Municipal de Diez de Octubre.

“Inicialmente acusados por desorden público y desacato, terminaron siendo juzgados por sedición. Las condenas son desproporcionadas como el delito, como la realidad misma. Miro en derredor y no encuentro lugar a la celebración. Podrá escucharse la música, pero solo enmascara, como una sábana sucia que torpemente cubre la vergüenza y el dolor”, escribió Barrero este 25 de diciembre.

“Todas estas personas son testigos del asesinato extrajudicial de Diubis Laurencio Tejeda, y por eso las condenan a pasar, en algunos casos, más años de los que han vivido”, agregó García Bacallao. Dos de estos testigos fueron los presos políticos Fredy Beirut Matos, de 64 años, y su hija, Katia Beirut Rodríguez, de 36 años, sentenciados por la causa señalada a 20 años de privación de libertad.

García Bacallao asegura que al menos 141 personas tienes acusaciones de sedición en relación al 11J en las provincias de La Habana y Holguín. Entre ellas, 14 menores de 18 años.

Por su parte, la consultora jurídica Cubalex registra hasta la fecha 1332 personas arrestadas tras el 11J. De ellas, 574 han sido excarceladas y 710 continúan detenidas.

Logo de Árbol Invertido: letras iniciales.
Árbol Invertido

El medio digital Árbol Invertido es un espacio para el ejercicio pleno de la libertad de expresión, con temas interrelacionados a partir de un lugar en el mundo llamado Cuba, los diferentes modos de hacer y entender la Cultura, y los Derechos Humanos.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.