Barrio chino de La Habana
Barrio chino de La Habana.

Caminábamos en fila india, imitando a una columna militar, por los incipientes matorrales del inmenso solar que en su día había sido sede de un montón de casitas donde vivían varias familias... Leer más

Figuras detrás de una mámpara
Figuras detrás de una mámpara

El poeta Santana era mi ídolo. Podía imaginarlo en el último salón al lado del estante de literatura latinoamericana; detrás, una ventana inmensa por donde nunca entraba el sol, pero sí una... Leer más

Bandera Cubana en puesto de venta
Bandera Cubana en puesto de venta. Foto: Francis Sánchez

A Carlitos, su cuento.

Desde luego he conocido la desdicha como todos los hombres y he conocido también la dicha, como todos los hombres. Estuve en el infierno y el paraíso, como Dante... Leer más

Tres mujeres miran a lo alto
Tres mujeres miran a lo alto. Foto: Dunia Cordero

Llevando en su mano derecha la cesta de plástico con los productos de la compra, Caridad se acerca a la caja en la tienda de Adham. Aborrece entrar a este establecimiento, y aborrece encontrarse... Leer más

Turistas en Nueva York
Turistas en Nueva York. Foto: Francis Sánchez

Era una mañana gloriosa. Una luz dorada lo envolvía todo, y una ligera brisa soplaba del sureste. Los edificios que rodeaban la Plaza de la Revolución relucían sus vidrios ahumados y su metal... Leer más

Vendedor de joyas baratas
Vendedor de joyas baratas. Foto: Francis Sánchez

Los toques en la puerta te hicieron afinar el oído en el baño; volvieron a tocar. Ahora, segura de que te buscaban, gritaste: Me estoy bañando. Insistieron y gritaste: ¡Vaaa, que me estoy bañando... Leer más

El úlimo plátano
Plátano maduro sobre la basura. Foto: Francis Sánchez

Llegas a la casa sudando; la noticia de la muerte de Ismael y Papo en la cárcel, te golpeó fuerte. Nunca pensaste en eso, y la verdad es que no querías que les pasara nada; los echaste pa´lante... Leer más

Morro de la Habana y bala
Morro de La Habana en miniatura y bala de fusil. Foto: Yoel Suárez

Ahora escucharía el ratatata ratatata ratatata ratatata de la máquina de escribir, no la música del grafito del lápiz. Tengo hambre. Suspiro. No paro de escribir. Luego, con calma, leo y releo lo... Leer más