Represión | Luis Robles: un año en prisión, y promete seguir “denunciando lo que está mal”

Durante el año que Luis Robles ha estado preso (sin juicio siquiera) en el Combinado del Este, ha sufrido malos tratos y violaciones del Reglamento del Sistema Penitenciario.

Luis Robles, carteles por su libertad. #free-luisrobles
Por alzar un cartón con la palabra LIBERTAD, el joven cubano Luis Robles cumple un año preso, y ni siquiera ha tenido un juicio. | Imagen: Árbol invertido (montaje)

Hace un año, cuando las esperanzas de la lucha social en Cuba parecían diluidas tras la irrupción de las autoridades en San Isidro y la liquidación fraudulenta, por parte del régimen cubano, del pacto con los artistas el 27 de noviembre, el joven Luis Robles Elizástigui sorprendía a todos apareciendo con un cartel en pleno boulevard de San Rafael, en Centro Habana.

“Libertad/ No + Represión/ #FreeDenis”, decía el cartel que mostró durante varios minutos en la vía pública, mientras los transeúntes se detenían a observarlo, filmaban o pasaban de largo. No hubo ningún acto de repudio, nadie lo llamó contrarrevolucionario o lo insultó; a pocas cuadras, el recién restaurado Capitolio mostraba una inusitada vigilancia policial, que no cesaría hasta ahora. 

Los policías, ya en San Rafael, seguían con la vista a Robles, que paseaba su cartel de un lado a otro por varios metros. Esperaban, seguramente, las órdenes precisas para arrestar al que se había atrevido a irrumpir en la calma de la capital con un mensaje claro, que resumía las demandas de la sociedad civil cubana.

Pero esto fue sólo una parte de lo que pudo verse en uno de los videos que grabó alguien del pueblo (lo que, según la Fiscalía Provincial de La Habana, basta para acusarlo del presunto delito de “propaganda enemiga”). Oigamos la versión oficial que consta en el acta de acusación:

El 4 de diciembre de 2020, el acusado Luis Robles Elizástigui, con el cartel en su poder y con el propósito de iniciar una provocación en algún sitio donde acudieron varias personas, en horas del mediodía se dirigió al parque “Curita” ubicado en el municipio Centro Habana, pero al percatarse de que no habían muchas personas, siguió su recorrido por la calle Águila hasta llegar al Boulevard de San Rafael entre Industria y Consulado del mismo municipio y una vez allí se acercó a la tienda de moneda libremente convertible donde concurrían varias personas; sacó el cartel que tenía en su mochila y con el propósito de crear un ambiente desestabilizador del orden social interno y en oposición al sistema de desarrollo económico escogido por la mayoría de la población cubana, gritaba frases como las que mostraba en el cartel: “Libertad”, “Abajo la dictadura” y otras de desacuerdo con las medidas adoptadas por la dirección del país para de alguna manera subsistir ante el férreo bloqueo económico al que estamos sometidos por los Estados Unidos de América como: “Quiten las tiendas en MLC”, moviéndose de un lado a otro para convidar a las personas que allí estaban a que lo siguieran y de esta manera generar desorden.

Es decir, gracias al recuento oficial es posible acceder a la verdadera magnitud de la protesta del hoy preso en las cárceles de máximo rigor de Combinado del Este. Incluso el acta, que identifica al agente que lo apresó como Vladimir Rodríguez Despaigne, reconoce que Robles consiguió “con su actuar, desorden entre las personas que se encontraban allí, dentro de las que hubo quienes se le sumaron en sus manifestaciones, gritando idénticas frases, atrayendo a otras que se congregaron al frente del establecimiento público, prestándose otros a la filmación de los acontecimientos desde sus celulares”.

Esto último es tipificado por la Fiscalía como un delito de “resistencia”, por lo que el juicio contra el manifestante fue pactado para el 16 de julio se este año en el Tribunal Municipal Popular de Diez de Octubre, y aplazado luego de las protestas antigubernamentales del día 11 de ese mes.

La sumatoria de estos supuestos delitos arroja unos seis años de privación de libertad, según la petición fiscal. Sin embargo, a Robles, que por estos días cumplió 29 años, no se le ha notificado nueva fecha de juicio y continúa recluido arbitrariamente, por lo que en enero de este año la ONG Prisoners Defenders lo declaró prisionero de conciencia.

Robles en la mira internacional

Hace poco, el Grupo de Trabajo sobre la Detención Arbitraria del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas concluyó, luego del estudio del material presentado por Cuba, que tanto su arresto como el del rapero Denis Solís habían sido arbitrarios. Solís, condenado a ocho meses de cárcel por “desacato”, era a quien hacía referencia Robles en la tercera línea de su pancarta, con lo que el activista se sumaba al reclamo del Movimiento San Isidro (MSI), que condujo posteriormente a la sentada de centenares de artistas frente al Ministerio de Cultura.

Para colmo, el graduado de Informática usaba un hashtag, lo que daba a entender que la difusión de las protestas en las redes era real y efectiva.

Natural de Guantánamo, sin vínculos con la oposición cubana y padre de un menor de dos años, el caso de Robles Elizástigui ha llamado la atención desde ONG como Amnistía Internacional y Human Rights Watch hasta el Parlamento Europeo.

Durante el año que ha estado en el Combinado del Este, ha sido sometido a malos tratos y violaciones al Reglamento del Sistema Penitenciario contra su persona. En dos ocasiones las autoridades han negado el cambio de medida cautelar y al menos en cinco oportunidades el preso político ha estado en celdas de castigo.

Según contó su hermano, Landy Fernández Elizástigui, el joven rechazó una propuesta de colaboración de la Seguridad del Estado a cambio de su libertad, lo que le ganó el castigo con “tratos humillantes” en la prisión, además de la incomunicación con sus familiares.

Este 2 de diciembre, el activista cumplió años en el presidio, coincidiendo con el también preso político, el artista y coordinador del MSI, Luis Manuel Otero Alcántara, lo que generó un alud de mensajes de felicitaciones y deseos de libertad en las redes de los cubanos.

“El nombre 'Luis' tiene por significado guerrero. Hoy cumplen años dos guerreros: Luis Manuel Otero y Luis Robles. Quiero y deseo para ellos #libertad. Quiero y deseo para ellos la fortaleza que necesiten para mantenerse en este lucha por conseguir el bien, la justicia, la libertad y la verdad para nuestra islita”, escribió en Facebook la periodista de La Hora de Cuba, Neife Rigau.

Mientras que la activista de Archipiélago, Saily González Velázquez, posteó en su perfil: “A las 8:00 p.m. se le cantará el ‘Feliz Cumpleaños’ a estos dos Luises de mi patria que llegaron al mundo un 2 de diciembre para tal vez reivindicar esa fecha que la historia hoy nos presenta como nefasta. El 2 de diciembre ya no llegó el yate Granma a Cuba, el 2 de diciembre nacieron dos hombres que son prisioneros políticos de la dictadura que trajo a Cuba ese yate”.

Pero quizás lo más emotivo sea recordar las propias palabras de Luis Robles Elizástigui, cuando en llamada telefónica desde la cárcel, el pasado junio, aseguró que va a seguir defendiendo lo que cree “hasta las últimas consecuencias”. “El día que yo vea una injusticia y tema denunciarla por cualquier amenaza dejaría de ser yo. Siempre voy a defender lo que creo y lo que siento. Mientras tenga fuerza, voy a seguir denunciando lo que está mal”, declaró.

Logo de Árbol Invertido: letras iniciales.
Árbol Invertido

El medio digital Árbol Invertido es un espacio para el ejercicio pleno de la libertad de expresión, con temas interrelacionados a partir de un lugar en el mundo llamado Cuba, los diferentes modos de hacer y entender la Cultura, y los Derechos Humanos.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.