Poesía | "Recital" y otros poemas

"Junto a la obra y al pesimismo de los gigantes / en la factoría de sueños / que poco a poco nos llevan a la singularidad". 

Cuchillos, perros, lagartos, caballero.
"El jardín de las delicias" (detalle), Museo del Prado, 1500-1505. | Imagen: El Bosco

A los años que me sienten solo.

Cocuyo

Zigzaguea la muerte de verde

a medianoche en mi cuarto

llora un niño pretérito

los meneos del humedal

aruñan más que si fuera cierto

Hay un dios/ un ángel y un pez

en mi cabeza de ciervo

achica las alas el monte

frescura del sello

Alguien tuesta maní en una casucha

el viento embajador del misterio

zigzaguea la vida en verde a medianoche

¡Borrasca

no consigo despertar!

Me avientan susurros

a la piedra que ablandaré

por la frescura del sello y los meneos

Hay un pez/ un ángel y un dios

en mi cabeza de ciervo

no huyo

me rehago en el celaje

no medito avenidas a las extrañas luces

Desde el instinto de restauración  

La vida una crueldad

con su tiempo e ideas precoces,

Oh tenue imaginación,

la vida un pantano de ojos

y métodos bajo la máscara.

Andamos, andamos sin saber,

gemimos la canción

que nunca viene y siempre está.

La vida una antorcha de muerte,

pero no la muerte despojo,

tristeza ¡No!

Esa de todos en uno mismo

y en el fango que te engendra,

la vida impase,

Oh sueño de colores,

el asfalto donde me hago viejo.

Ayer entré a los bares

y sentí un orgulloso aburrimiento,

aun así vuelvo a ellos

por determinación de parásito.

Mañana me acostaré en cualquier lecho,

recordando mis escenas

de rey y de arquitecto.

Así las dudas,

los criterios forúnculos

y puedo andar el hambre.

Menos mal que hay bahía y cánticos

en el dolor,

menos mal que algo bueno

de vez en cuando llega,

la luz de un retiro,

la guardia baja,

el tulipán de la ventana

que apresa tu aliento;

Menos mal,

pones en una balanza el teatro

y el ánimo de seguir.

Descubres ingenuidad,

a pesar de la gloria perdida.

Menos mal que hay licencia

para hablarle a tu alma

desde el instinto de restauración.

Recital

Estaba feliz en las columnas

contemplando a Drummond y Saramago

presos en el tiempo como yo en el espacio

Estaba aterido en mis dolores de asno

mas erguía la cabeza a los árboles

y a las nubes

junto a la obra y al pesimismo de los gigantes

en la factoría de sueños

que poco a poco nos llevan a la singularidad

Anochecía mi té

En los faroles copulaban lagartijas

me sentí digno/ triste/

deudor a la niebla

y a los ojos de Cristo

Estaba peleándome en las columnas

ahíto de promesas y descuidos

tan pueblo como azúcar

tan preso en el tiempo

aferrado a la música de las palabras

como ellos al espacio

y éramos fraternos

y el mundo seguía cambiando

Oración del Puerto

Agua que asciende en la pista

Agua que observa el bautizo en las palmas

Agua de cables y palomas

Agua toque de queda

Agua del óxido y el desenfreno

¡Tráiganme los barcos

Limpien mis llagas

Alegren a los braceros!

Agua abismal

Agua de montaña

De los diques y los nombres bajos

Agua de las almenas donde canta Oliverio

Agua al norte de Los Ángeles

Al sur de Noruega

Al centro de África

¡Tráiganme los barcos

Limpien mis llagas

Alegren a los braceros!

Agua disgusto

por tanto tiempo cayendo en el barro 

Agua en espiral 

Agua nerviosa en la mente de Dios

Agua del taciturno y de la monja

dibujada en tu gozo

¡Tráiganme los barcos

Limpien mis llagas

Alegren a los braceros!

Agua epistolario

Agua de fiesta andina

Agua maromera

Agua y lotos

Agua de las mazorcas 

techo   césped cortado

¡Tráiganme los barcos

Limpien mis llagas

Alegren a los braceros!

Agua burda

Agua a colores de un hindú psicoanalista

Agua en las piernas de Abya Yala

Agua de mis sueños y de los tuyos

plausible final del beso  

capitel   cine de cualquier pueblo

¡Tráiganme los barcos

Limpien mis llagas

Alegren a los braceros!

Agua del coyote  Del insecto  Del lagarto

Agua del plátano

Agua del piso colonial

Agua taínos

que navegan en canoa a la isla virgen

¡Tráiganme los barcos

Limpien mis llagas

Alegren a los braceros!

Agua de mis toldos

Agua filipina que ama el cocodrilo

saltos en la frente de Europa

tifones del Japón

géiseres que se llevan mis ojos

¡Tráiganme los barcos

Limpien mis llagas

Alegren a los braceros!

Aguas de Afrodita 

De Atilas 

De las barcas vikingas

y los pescadores egipcios

Del Titicaca y el Cauto

De Lucerna

De Ámsterdam

De Venecia 

De Tanquian 

De Moscú 

De Salzburgo

¡Tráiganme los barcos

Limpien mis llagas

Alegren a los braceros!

Agua del cielo que me redime

De los sumerios amantes de la cerveza

De los plantíos rumanos

De los copacabanos

De las fallas

De madrinas

rocinantes y quijotes

¡Benditas por Siempre!

¡Sin ustedes nada soy!

¡Es el momento de cantar

Nos gusta Evaporarnos!

¡Tráiganme los barcos

Limpien mis llagas

Alegren a los braceros!

reyes
Bernardo Javier Castro Reyes

(Puerto Padre, Cuba, 1975). Poeta, narrador y artista del performance. Entre otros galardones obtuvo premio en el III Salón de Arte Erótico UNEAC-Las Tunas, en 2009 por su Performance “Reservado de Manuela”. Entre 2002 y 2005 fue miembro del Taller Literario “El Cucalambé”. Ha trabajado como promotor cultural en la Dirección Municipal de Cultura de Las Tunas y como Especialista de Promoción Teatral en el Consejo Provincial de las Artes Escénicas. Actualmente es productor teatral en los grupos Huellas, Kaos Teatro y Total Teatro. En 2018 publicó el libro Cuentos Cínicos, por Ediciones Santiago.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.