Sociedad cubana | ¿Cuál es la dimensión de la ‘crisis del pan’ en las provincias de Cuba?

El Estado solo podrá garantizar la distribución de harina en La Habana para elaborar el de la Canasta Familiar Normada, el de la Cadena Cubana del Pan, el de la población penal y sectores vulnerables de Salud Pública.

Cola de personas para comprar el pan en Cuba.
Cola de personas para comprar el pan en Cuba. | Imagen: Twitter de Yusnaby Pérez

La escasez de pan y productos derivados de la harina de trigo está latente en Cuba, al menos desde 2018. Sin embargo, durante los últimos meses “la crisis del polvo blanco” —como algunas personas la llaman— ha golpeado con más fuerza tanto a negocios particulares como a entidades del Estado en la Isla.

“En los últimos meses (…) se han agudizado las dificultades para la importación de trigo, lo que ha incidido en la disponibilidad de ese producto”, reconoció el Ministerio de Comercio Interior (MINCIN) en una nota publicada en su sitio web.

Un monitoreo realizado por el equipo de #CubaChequea confirma que durante 2022 se han presentado múltiples reportes de irregularidades en la producción y distribución de pan, pizzas, dulces y productos similares en cada una de las 15 provincias del país, así como en el municipio especial Isla de la Juventud.

La Habana

Comentarios en redes sociales y denuncias de la prensa independiente en el país dan cuenta de este problema en La Habana.

El comunicador independiente Vladimir Turró aseguró a Radio Televisión Martí que “el poco pan que se vende en el mercado informal ya alcanzó hasta los 180 pesos la bolsa con 8 pequeños panecillos”.

También el mensajero a domicilio de La Paloma, un negocio privado en el municipio habanero 10 de Octubre, admitió que debieron subir el precio de los paquetes de pizzas que ofertaban, de 300 a 500 pesos.

Durante la reunión del Grupo Temporal de Trabajo (GTT) de La Habana en el mes de agosto, el coordinador del Gobierno, Julio Martínez Roque, anunció que, debido a la escasez, se decidió “reducir el consumo de harina en la capital”.

Esta medida implica que el Estado solo podrá garantizar la distribución de harina en La Habana para elaborar el pan de la Canasta Familiar Normada (una unidad diaria por habitante), de la Cadena Cubana del Pan, de la población penal, de los niños sin amparo familiar, de los hogares de ancianos y los hospitales psiquiátricos, así como determinado nivel para algunas de las instituciones de Salud Pública.

No se puede asegurar, no obstante, “el pan del consumo social de un grupo de organismos, el de la gastronomía, ni el de la Educación”, añadió Martínez Roque.

Al respecto, la periodista oficial Venus Carrillo Ortega, compartió una circular entregada en la reunión de padres del círculo infantil “Sueños de Martí”, en el municipio La Lisa, donde le informaron que sustituirían el pan de la merienda de los niños por otro tipo de alimentos, que no fueran a base de harina.

Circular distribuida en el Círculo Infantil de La Lisa.
Circular distribuida a los padres del Círculo Infantil "Sueños de Martí", en La Lisa. | Imagen: Facebook de Venus Carrillo Ortega

Sobre el déficit en la producción del pan, la internauta Yuliet de los Ángeles Gómez, comentó en Facebook que en el municipio Guanabo se puede ver a los panaderos sentados ocasionalmente fuera de su centro laboral “porque no tienen materia prima para trabajar”.

A esta crisis se suma la polémica desatada luego de que se difundieran imágenes en redes sociales de la empresa privada Home Deli ofertando bolsas de pan y paquetes de pizzas congeladas en la tienda en moneda libremente convertible ubicada en 3ra y 70, en el municipio Playa, a USD 3.75 y 6.90, respectivamente.

Isla de la Juventud

De acuerdo con un reporte de la televisora estatal Islavisión, la escasez de materias primas para la elaboración de panes y galletas está afectando también a los habitantes de la Isla de la Juventud. La industria galletera, por ejemplo, al menos hasta el 8 de septiembre se encontraba paralizada debido a la falta de harina de trigo.

Asimismo, el gobierno municipal tomó la decisión de restringir el suministro de panes solo para el consumo racionado y algunos sectores vulnerables de prioridad.

Martha Pérez, residente en Nueva Gerona, comentó que, para poder adquirir pan liberado, la alternativa que tiene es “levantarse a las tres de la madrugada y hacer una cola donde regularmente pueden haber más de 300 personas”.

“Muchos paladares han cerrado en Nueva Gerona porque no hay pan para vender, solamente se está adquiriendo el de la canasta básica, muy escaso y malo”, aseguró el activista Ramón Salazar Infante.

Otro de los problemas que enfrenta la población isleña es la mala calidad del pan que se distribuye por la Canasta Familiar Normada. Así lo reconoció el director de la Empresa Municipal de la Industria Alimentaria, Yunior Rojas Marrero, al telecentro:

Nos han estado llegando algunas quejas sobre el pan, que está saliendo con una arenilla en la masa a la terminación, al comercio (…) la información que nos dieron es que en los meses de abril y mayo entró un barco con harina turca que, al molerse, no granuló (…) y como nosotros tenemos reserva estatal en el territorio, se corrió el consumo productivo.

Ante estos problemas, el organismo prepara condiciones para elaborar alimentos que no dependan necesariamente de la harina de trigo:

“Puede ser la calabaza, la yuca, el boniato. Tenemos que abrirnos paso en todos los productos que vengan según las estaciones de agricultura. Podemos hacer hasta casabe”, aseguró, por su parte, Marlon Domínguez Fonseca, jefe de producción de la panadería Mártires de Girón.

Pinar del Río

En la provincia más occidental de Cuba también existieron problemas relacionados con la calidad del pan durante los meses de abril a junio de 2022, presumiblemente por la misma razón que en la Isla de la Juventud: parte del trigo turco que no pudo molerse correctamente fue destinado a Pinar del Río, según Rojas Marrero.

“Un pan mal elaborado, no le echan aceite, no tiene los ingredientes necesarios, nada más lo tocas y se desgrana solo”, describió el campesino tabacalero Osmani Póveda Hernández. “A veces pasan tres días seguidos sin que repartan el pan, y cuando lo traen ya está en mal estado (…) más nunca han vendido pan liberado”, agregó.

El problema del desabastecimiento de la harina no ha sido abordado por los medios oficialistas provinciales. Sin embargo, una entrevista de la radioemisora del municipio Minas de Matahambre (RadioMinas) a Yosmany García Baños, director de la Cadena Cubana del Pan en el territorio, permitió conocer esta situación:

Nuestra entidad está trabajando con un plan operativo (…) a raíz de los problemas que tenemos con la materia prima, incorporamos la harina de maíz, como extensión, para ahorrar un poco más la de trigo (…) empezamos a hacerlo ya con yuca cocida.

Además, García Baños reconoció que a veces ocurren varias interrupciones durante el mes “porque hay días” que no tienen la materia prima necesaria para trabajar.

Artemisa y Mayabeque

“Aquí en San Antonio de los Baños (Artemisa) poder acceder a un pan a la venta es un sueño, solo sacan una vez al día (…) más nunca me he podido comer un pan duro”, comentó el usuario Alain Puyada en Facebook a una publicación del periodista oficial Lázaro Manuel Alonso, quien aseguró que no existían afectaciones en la producción y distribución de la Cadena Cubana del Pan “por el tema de la harina”.

Esta situación se asemeja a la descrita por el internauta Lázaro Tito Valdés León, quien se quejó directamente en la web de Cubadebate en un artículo que achacaba los problemas con el abastecimiento de harina de trigo “al recrudecimiento del bloqueo, la actual crisis logística internacional y las dificultades financieras del país”.

“En la unidad de comercio en Artemisa donde está registrada mi familia como consumidores, hay ocasiones que en un día se recibe el pan de tres, porque la panadería no tenía harina, o electricidad, o le faltó el agua”, aseguró. “Los productores independientes producen galletas de sal, pero por 10 o 12 galleticas saladas piden más dinero que por un viaje al cosmos”, añadió.

Por otra parte, el sitio de noticias digital Isla Local difundió una fotografía con el pan que presuntamente habría sido distribuido en Nueva Paz, el 29 de junio de este año:

Pan en Cuba muestra mal estado.
Pan de la Canasta Familiar Normada distribuido en el municipio Nueva Paz, en Mayabeque, el 29 de junio de 2022. | Imagen: Facebook de Kenny Fernández

“Por un peso cubano nos venden una cosa dura y que desbarata por pedazos, sin grasa ni sal”, dice el comentario al pie de la publicación.

El sacerdote opositor Kenny Fernández, residente en el municipio mayabequense de Madruga también denunció, en Facebook, la escasez de ventas de pan liberado de la Cadena Cubana del Pan en la provincia:

“El comunismo me quitó la carne de res desde antes de nacer, me quitó la leche a los 7 años (la que se ve en la foto me la regaló un alma generosa), y ahora a los 37 años el pan liberado. ¿Qué más me van a quitar?”, protestó.

Por otro lado, la edición 129 (28 de agosto de 2022) del periódico independiente Cimarrón de Mayabeque, del Instituto Cubano de Libertad de Prensa, señaló que “productos como el pan han llegado a superar su valor hasta en más de veinte veces” en comparación con antes del reordenamiento monetario. Pone como ejemplo el precio de un pan que antiguamente costaba 4 pesos y ahora en venta a 100 pesos.

Matanzas

Desde el mes de abril existía un déficit de un 16% en la cantidad de harina necesaria en la provincia de Matanzas, lo que afectó primeramente la producción de galletas y fideos. Sin embargo, se mantenía la elaboración y distribución del pan de la canasta básica y el de los sectores priorizados (Círculos Infantiles, Salud Pública y Educación), según informó entonces a Radio26 el director de producción de la Empresa provincial de Alimentos, Daniel Yon Aguiar.

En una entrevista más reciente, concedida al periódico provincial Girón, el 9 de septiembre de 2022, Yon Aguiar admitió que la escasez de harina se acrecentó hasta un 29,6%. Esto alcanza solo para sostener la entrega de pan racionado y para sectores como salud y educación.

“Como método para paliar dicha reducción, se han tomado iniciativas como la aplicación de extensores a partir de la yuca y el boniato, para mantener la distribución en algunos puntos”, indicó el funcionario.

Denuncias en redes sociales señalaron que, durante algunos de los primeros días de septiembre, no se distribuyó pan por la libreta de abastecimiento en algunas bodegas de la provincia. Este problema el director de la empresa lo atribuyó a las “prolongadas afectaciones con el fluido eléctrico”.

Del mismo modo, aseguró que la ausencia de panes en los Círculos Infantiles de Matanzas hasta el 5 de septiembre se debió a la no asignación de harina por parte del Ministerio de Economía de Cuba a las entidades encargadas de su producción.

Cienfuegos

Las denuncias más recientes sobre la escasez de derivados de la harina en Cienfuegos fueron identificadas por nuestro equipo en comentarios a una publicación en Facebook del telecentro provincial PerlaVisión el 24 de julio en la que se anunciaba la inauguración de la panadería dulcería "Dragón Dorado”.

“No entiendo nada, cómo que inauguraron otra panadería-dulcería si el problema no es por falta de locales sino de insumos para mantenerlas. ¿Acaso Doña Nelli, Dulcinea y otras tantas no se pasan el día cerradas por falta de materias primas?", cuestionó la residente en Cienfuegos, Yaimí Martínez.

Cientos de comentarios similares pueden encontrarse en la misma publicación.

“Señor, si el pan nuestro de cada día está tan difícil de encontrar y a precios exorbitantes que no se puede pensar ni en un dulce. Una rosquita, y de mala calidad, está a 25 pesos”, publicó otro usuario.

Cienfuegos es una de las provincias en que se ha decidido utilizar alternativas a la escasez de harina de trigo para la producción de panes.

De hecho, en el mes de abril comenzó a producir harina de yuca para el consumo humano la primera fábrica de su tipo inaugurada en Cuba, concretamente en la cooperativa Antonio Maceo, valorada aproximadamente en 100 mil euros, como informó el diario digital 5 De Septiembre.

Planta de producción de harina de yuca en Cienfuegos.
En abril comenzó a producir harina de yuca la planta instalada en Cienfuegos. | Imagen: Diario 5 de Septiembre

Según el director de la cooperativa, Modesto Rodríguez Rodríguez, la primera harina de yuca obtenida se entregó a la Empresa del Pan del municipio Abreus, para sustituir en un 30% las importaciones de harina de trigo. El objetivo es que esta alternativa llegue a implementarse en el resto de las panaderías del territorio.

Además, señaló que se realizan “ensayos con trabajadores por cuenta propia del territorio, quienes elaboran pizzas y dulces”, para incorporar este tipo de harina.

Respecto a la calidad, un reporte del 8 de marzo de 2022, de la Empresa Provincial de la Industria Alimentaria, dio cuenta de las insatisfacciones de varios clientes por el pan normado que se distribuía en Cienfuegos.

De acuerdo con la productora, las quejas de los consumidores por la dureza del pan, su aspereza, el poco volumen, el color oscuro, el olor a humedad y el sabor ácido guardaban relación directa con la harina de trigo importada en ese entonces, que se mantendría en el tiempo hasta que se agotaran las reservas.

En estos momentos no existe información sobre si persiste este problema.


Villa Clara y Sancti Spíritus

Ante la escasez de trigo, autoridades de Villa Clara también sugirieron la posibilidad de utilizar, como sucedáneo para la elaboración de panes y dulces, harina de garbanzos. Así lo refirió el director del Centro de Investigaciones Agropecuarias, Víctor Daniel Gil, como aparece en un portal gubernamental de la provincia:

Estamos trabajando con algunos derivados como la harina de garbanzo (…) puede hacerse una buena cantidad de combinaciones tanto para repostería como para panadería.

Odel Dueñas Ruiz, director general de la Empresa Productora de Alimentos de Villa Clara, reconoció la escasez y destacó que la producción de panes en la provincia está centrada en la canasta básica, los hospitales y los bancos de sangre.

“La única verdad de todo es que en este país ya ni pan se puede comer”, manifestó una residente en Santa Clara, según citó Directorio Cubano y agregó que el precio de las bolsas de panes que venden negocios privados sobrepasan los 70 pesos.

Medios de prensa provinciales no han reportado sobre estas situaciones.

En Sancti Spíritus, por otra parte, el periodista oficial Yosdany Morejón consideró que “el paquete de galletas que venden los particulares subió de 80 a 110 y hasta 120 pesos con una tranquilidad pasmosa”, en cuestión de meses.

Como en otras provincias, también en Sancti Spíritus comenzaron a emplearse a mediados de este año “extensores” (como la yuca, el boniato, el ñame y la calabaza) para la elaboración de galletas, panes, palitroques y fideos.

Sin embargo, varias panaderías estatales en este territorio recibieron la orientación de añadir a la masa del pan un nuevo sucedáneo: hasta un 20 % de residuos del descascarado del arroz. Es decir, pajas y puntas del excedente de este cereal, según el diario independiente 14yMedio.

Esto también se asocia con la mala calidad del pan. Las principales quejas de consumidores al respecto están asociadas a la textura arenosa de los panes elaborados con esta fórmula, además de un sabor agrio y coloración amarilla oscura.

Sobre la escasez, el periódico espirituano Escambray reconoció, en junio, que la harina de trigo “por lo general mantiene con la soga al cuello a la Empresa Alimentaria Provincial (…) muchas veces con menos de 24 horas de cobertura”.

Ciego de Ávila

El coordinador de Programas y Objetivos del Gobierno avileño, Yadiel Pérez Téllez, aseguró a inicios de septiembre que la provincia cuenta con la capacidad de producir y distribuir las 419 mil unidades de pan destinadas a la Canasta Familiar Normada.

Añadió que “se garantizan las asignaciones para la merienda escolar, centros y organismos priorizados, además del consumo social en la red de gastronomía, esta última de acuerdo con la disponibilidad de materias primas”.

Un reportaje publicado por Granma el 5 de junio de 2022, indica que el problema fundamental en la provincia avileña es la calidad del pan normado. El medio oficialista ofrece como causas de estas dificultades: el tipo de harina empleado, la obsolescencia de los equipos, el déficit energético y la habilidad de los panaderos.

Pan en mal estado.
El problema fundamental, en Ciego de Ávila, es la mala calidad del pan. | Imagen: M. Rodríguez, CubitaNow

Al menos 250 personas confirmaron al periodista oficialista Ortelio González Martínez que el pan racionado, en la provincia de Ciego de Ávila, tenía mala calidad.

La harina de yuca también se utiliza en las producciones locales, confirmó el medio de prensa provincial Invasor. Concretamente, se utiliza en la elaboración de galletas de sal, dulces y los panes liberados de la Cadena Cubana del Pan, al menos un 20 %.

Para contrarrestar el efecto de los apagones, que muchas veces afectan la producción del pan, en los diez municipios de la provincia, se implementaron áreas de trabajo con fogones eficientes, basados en el empleo de leña.

Camagüey

Afectaciones eléctricas y entradas tardías en la materia prima asignada a Camagüey provocaron que, en los días iniciales de septiembre, se produjeran atrasos en la comercialización del pan de la Canasta Familiar Normada.

El lunes 8 de agosto el déficit de electricidad afectó al 90% de la provincia. Esto incidió directamente en la producción de las panaderías que no cuentan con grupos electrógenos ni con hornos tradicionales.

Sobre los retrasos, el director de la empresa alimentaria provincial, Nodier Pérez Ríos, dijo que “existen algunas panaderías que no cuentan con las condiciones requeridas, lo que compromete el ritmo productivo”.

No obstante, los esfuerzos de la provincia se centran en garantizar el pan de la cuota normada en la provincia, precisó el directivo.

Según un reporte del periódico Adelante, el 11 de agosto de 2022 existía un déficit de 16 toneladas diarias de harina de las necesarias en Camagüey. El problema del abastecimiento al parecer se ha extendido durante todo el año.

“El de la Canasta Básica, en estos momentos, llevamos tres días aquí, en el Barrio La Vigía, sin que repartan la bolita esa que se pone prieta”, comentó Leydis Tabares a Radio Televisión Martí, en abril.

Por otra parte, las autoridades del Gobierno aclararon que los trabajadores por cuenta propia, así como las micro, pequeñas y medianas empresas que se dediquen a la elaboración de pizzas, panes, dulces y productos similares, pueden continuar con sus actividades siempre que demuestren haber importado la harina de trigo.

Las Tunas

Desde las últimas semanas de agosto y las primeras de septiembre, el Estado no ha podido garantizar la producción de pan en Las Tunas, incluyendo el de la Canasta Familiar Normada.

Una nota publicada por Periódico 26 aclaró que las demoras en la elaboración y distribución responden, entre otras causas, a “la entrada tardía de harina de trigo a la provincia”:

“El territorio se ha visto seriamente afectado porque los suministradores no han cumplido con la cantidad de harina que tiene asignada la provincia para el consumo de pan de la canasta básica y, además, ha existido retraso en estos envíos”, declaró a la televisión local el director de la Industria Alimentaria tunera, Alberto Fonseca Rodríguez.

La asignación que recibe la provincia se utiliza solo para elaborar el pan de la cuota, y para garantizar la distribución a organismos priorizados como Salud Pública y los Círculos Infantiles. Aún así, sigue siendo insuficiente.

De la demanda real de la provincia, que es aproximadamente de 60 toneladas diarias, solo se están enviando 31. Este déficit mantiene a las fábricas de galletas y fideos, así como a las dulcerías y pizzerías estatales, totalmente inoperantes.

Una de las causas de este déficit fue la paralización del molino de trigo de Cienfuegos en mayo para culminar una inversión. Este molino diariamente aportaba alrededor de 30 toneladas de harina a Las Tunas.

Además, la crisis energética que afecta a Cuba también ha incidido en las demoras de los procesos productivos en la provincia. Fonseca Rodríguez aclaró que, de las 84 panaderías del territorio, solo 28 tienen grupos electrógenos para paliar esta situación.

Holguín

La escasez de la Harina en Holguín, en el mes de agosto, provocó atrasos de hasta dos días en la entrega del pan de la Canasta Familiar Normada, según la directora de la Empresa Productora y Distribuidora de Alimentos de la provincia, Kirenia Balada, en entrevista con la televisora local Telecristal.

Ha sido deficitario, de la misma manera, tanto el aceite, el azúcar… La levadura y el núcleo se incorporan a nuestra provincia de forma semanal, por ello es las medidas que vivimos constantemente adoptando, en virtud de que el pueblo sienta el impacto del déficit lo menos posible.

A este problema también se suma “la situación energética del país”. Por esta razón, en el territorio holguinero se están activando los “hornos tradicionales” de leña.


“Y en la ciudad de Holguín tampoco hay harina de trigo”, señaló el activista opositor Ramón Zamora, quien añadió que “el gobierno está utilizando actualmente la fábrica que tiene en Las Tunas para confeccionar harina de boniato y de maíz, que es la que están utilizando ahora dentro del compuesto para hacer el pan”.

En una publicación en Facebook de la emisora local Radio Angulo, cientos de usuarios plasmaron sus insatisfacciones con la distribución del pan normado y el de la Cadena Cubana del Pan.

“Falta el pan en varios lugares: en Calixto García, Maceo, Cristino Naranjo, comunidades del municipio Holguín”, expresó Sandra Ramírez.

“En la bodega La Hondonada se pasan hasta tres días sin traer pan, incluso no lo reponen, la explicación que dan es la afectación por materia prima”, comentó el usuario Agostini Fernández.

Por su parte, el internauta Ricardo Daniel Varona Domínguez denunció que “en la calle” la bolsita de pan está siendo vendida por encima de los 100 pesos cubanos.

Granma y Guantánamo

“La situación es muy compleja (…) en el día de hoy, en estos momentos, todavía la harina para producir el pan de mañana no está en la provincia. Llevamos unos cuantos días distribuyendo diariamente la harina para producir el día siguiente”, declaró Davisnel Peña, director de la Empresa Alimenticia en Granma a la televisión local en enero de este año.

En marzo, el informe de la Asamblea Provincial del Partido volvió a señalar como un problema que afectaba a la provincia la baja cobertura de harina de trigo.

Aunque la prensa local no ha ofrecido muchos detalles desde entonces en esta provincia, a inicios de septiembre de 2022 desmintió los rumores de que solo se produciría el pan normado para un segmento específico. Al mismo tiempo, sí reconoció el déficit de la materia prima.

“Nos mantendremos produciendo el pan para el consumo de la Canasta Familiar Normada, o sea, para el cien por ciento de la población”, aseguró Peña.

En comentarios a una publicación en redes sociales de Radio Bayamo, los granmenses manifestaron su descontento con la calidad y el abastecimiento de panes en la provincia:

“Yo sí puedo decir que en Manzanillo ha fallado la distribución del pan de la canasta básica y todavía nos deben pan que nunca trajeron”, opinó José Antonio Ramos.

La provincia de Guantánamo tiene una situación similar.

“A pesar de que las autoridades aseguraron que se mantendrá el suministro del pan, ya en Guantánamo también el que venden por la libreta está en falta (…) independientemente de la mala calidad que tiene, porque están utilizando para su elaboración productos como la harina de boniato”, denunció el activista Anderlay Guerra Blanco.

Un artículo del diario digital Venceremos, en el mes de junio, precisó que “el déficit energético afectó la elaboración del demandado alimento y provocó deudas en la entrega de hasta 80 mil panes, sobre todo en los municipios de Guantánamo, Baracoa y El Salvador”.

De las 96 panaderías con que cuenta la provincia, solo 62 tienen grupos electrógenos.

En ese momento, la disminución de los niveles de harina de trigo en la provincia era tan crítica que solo estaba llegando el 32 % de la materia prima necesaria a las panaderías locales.

Albis Hernández Pérez, directora de la Empresa Alimentaria en la provincia, indicó que, como variante, se elabora el pan destinado a organismos con un 10 por ciento de harina de maíz. Para la Cadena Cubana del Pan se agrega hasta un 20 %.

Santiago de Cuba

Las informaciones más recientes publicadas por medios oficiales sobre la situación del pan y la harina de trigo en Santiago de Cuba fueron transmitidas en el programa televisivo "Santiago Hoy", de Teleturquino:

En el espacio, las autoridades explicaron que existieron retrasos en la entrega del pan normado en la provincia, a causa de los cortes de electricidad. Esta situación fue paliada luego de repartir, en días siguientes, galletas a los consumidores afectados.

De igual forma, explicaron que se trabaja para “rehabilitar” los hornos de leña.

Con respecto a las materias primas necesarias, la directora adjunta de la Empresa Provincial Alimenticia, Elizabeth Perera Serrano, dijo a la televisión local que ese territorio tiene solo 0.5 días de cobertura de harina de trigo. Es decir, la mitad de la necesaria para responder a la demanda poblacional.


Esta situación ha provocado cambios en los tiempos de venta en la provincia, aclaró la funcionaria.

El Gobierno provincial también ha admitido utilizar materiales complementarios (pulpa de calabaza, harina de maíz, de garbanzo o de yuca) en la elaboración del pan, lo que repercute directamente en su calidad.

Ynariel
Ynariel

(La Habana, Cuba). Escritor, periodista y actor de teatro. Ex-colaborador del festival de cine "La Muestra Joven". Ambientalista y promotor del veganismo en Cuba.

Encargado de #CubaChequea, sección de verificación de Árbol Invertido. Para enviar opiniones o sugerencias: cubachequea@arbolinvertido.com

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.