Entrevista | Padre Kenny Fernández: "Si puedo colaborar con algunos LGBT+... ¿por qué no lo voy a hacer?"

El padre Kenny Fernández, párroco de Madruga, ha tenido el valor de denunciar en redes sociales la represión del régimen en Cuba: el 15 de noviembre salió a repartir flores como símbolo de paz y por ello ha recibido acoso de la Seguridad del Estado.

Padre Kenny, sacerdote católico cubano.
Retrato del padre Kenny Fernández. | Imagen: Cortesía del entrevistado

Entrevistar a una persona con quien compartimos puntos de vista, o al menos no tenemos fuertes discrepancias, resulta siempre más fácil que entrevistar a una persona con quien sentimos que nos une poco. Por eso, quizás esto, más que una entrevista sea un intento de diálogo entre una mujer lesbiana, que cree que Dios está fuera de las iglesias y las religiones, y un sacerdote católico.

Hablo del padre Kenny Fernández, párroco de Madruga, quien ha tenido el valor de denunciar en redes sociales la represión a que el régimen somete a los cubanos y la situación de los presos políticos; quien el 15 de noviembre salió a repartir flores como símbolo de paz; quien ya ha recibido su cuota de acoso de la Seguridad del Estado; y quien también dedicó varios posts en Facebook a expresar su desacuerdo con el recién aprobado (no por amplia mayoría y con un alto índice de abstención y de oposición) Código de las Familias.

"no todos están llamados a formar una familia biológica (...). Dios tiene un camino para cada cual"

El padre Kenny, un joven de 37 años, no proviene de una familia completamente católica. Su madre se convirtió al cristianismo católico y lo llevó a la iglesia:

Creo que, en buena medida, yo estoy aquí por ella siendo hoy sacerdote. El asunto de renunciar a una familia es porque nosotros creemos que hay personas que Dios las llama por este camino. Es decir, no todos están llamados a formar una familia biológica. Algunos estamos llamados a formar una familia espiritual, estando al frente de una comunidad y cuidando a las familias biológicas, y cuidando al que no tiene familia o casi no tiene familia. Y cuidando a todos. Dios tiene un camino para cada cual.

En sus redes sociales, el padre Kenny había anunciado que no acudiría a votar ni a favor ni en contra de la norma y que no reconocería ningún resultado, ni siquiera la victoria del ´No´ (su opción) por no creer en el referendo convocado por el gobierno cubano que, curiosamente, en los últimos tiempos ha aprobado varias leyes —incluido un Código Penal que conserva la pena de muerte y la edad penal en 16 años— sin requerir de la validación de la ciudadanía mediante un referendo.

Tampoco en este caso la opinión de la ciudadanía parecía tener mucho peso, pues el Código de las Familias había sido publicado en la Gaceta Oficial de la República antes de la celebración del plebiscito.

Referendo del Código de Familias: "un lavado de cara del régimen cubano"

Para el padre Kenny, este referendo fue un intento de “lavado de cara” por parte del gobierno:

Yo estoy viendo que al gobierno comunista cubano no le hacía falta un referendo. Nosotros hemos hecho nuestra pequeña investigación en las redes y demás. Hasta el año 92 no hubo una ley electoral. Eso significa que hasta el año 92 no hubo ningún interés, ni siquiera de legislar cómo era que se hacían unas elecciones en Cuba. Antes del 92, el único referendo fue el de la Constitución del año 76.

Pero, hasta donde yo tengo entendido, el Código de la Familia anterior, es decir el del año 76 también, creo que es del mismo año, no se llevó a referendo. Entonces, esto del referendo es simplemente, bueno en inglés le dicen "pink washing". Nosotros en español diríamos un lavado de cara o algo así, como para decir "mira qué democráticos nosotros somos, contamos con el pueblo"; "el pueblo tiene la posibilidad de decir que no ante una directriz del PCC"; "fíjate lo buenos que nosotros somos"...

Esa es la idea mía. Es un lavado de cara, una operación de marketing, de publicidad del régimen para decir que esas etapas de autoritarismo ya pasaron.

Días antes del referendo, el padre Kenny recordó, en una publicación en Facebook, que Dios decía que no era posible servir a dos amos y afirmó que decir "Sí" al Código sería quedarse con el PCC, mientras que abstenerse o votar "No", sería quedarse con Dios.

¿Qué lugar hay en la Cuba que sueña el padre Kenny para la comunidad LGBTI?

Su llamado me hizo preguntarme cuál podía ser la opción para la comunidad LGBTI cubana que con este Código de las Familias ganaba, al menos, algunos derechos, de los que disfrutaban ya las personas heterosexuales pese a vivir en una dictadura —obviamente no los de libertad de expresión, reunión y asociación—.

Padre Kenny: "...a la Iglesia pueden entrar todas las personas que quieran, independientemente de que sean hetero u homosexuales"

¿Con el Partido, que priva de derechos fundamentales a todos los cubanos y es responsable de la peor represión que han sufrido las personas de la comunidad en Cuba, o con Dios, o sea la iglesia, que no le reconoce derechos como el matrimonio? ¿Qué lugar hay en la Cuba que sueña el padre Kenny para la comunidad LGBTI?

El Código plantea serias dificultades. Para un cristiano es inaceptable. Para un cristiano que quiera ser fiel a lo que es la Biblia. Para la mayoría de los cristianos, pero por lo menos para los católicos, seguro que para ser fiel al catecismo de la Iglesia y a la Biblia, ese Código es inaceptable. Ahora, existe de todo en este mundo.

Existen cristianos que, a pesar de lo que dice la Biblia, creen que todas esas cosas se pueden hacer, como el matrimonio igualitario, que Dios acepta las prácticas homosexuales. Te puedes encontrar de todo. Pero para el cristiano católico, que siga la Biblia, eso es inaceptable. Es un principio que no tiene discusión.

Eso no implica una homofobia, porque a la Iglesia pueden entrar todas las personas que quieran, independientemente de que sean hetero u homosexuales. El otro tema es que el Gobierno está impulsando un Código sabiendo que esas reformas que son las más polémicas, porque el Código tiene otras muchas cosas que no chocan con la Iglesia Católica, aprovechando el momento histórico, la conveniencia política, su crisis económica, para impulsar estas medidas.

Un gobierno comunista que no le pidió perdón en ningún momento, que yo sepa, oficialmente, a la comunidad LGBT, por todos los atropellos que existieron en la UMAP (Unidades Militares de Ayuda a la Producción) y a lo largo de todo el periodo, hasta que decidieron cambiar la postura, no recuerdo exactamente en qué año. Pero nunca pidieron perdón.

Yo entiendo que ellos quieran tener esas leyes como derechos y lo respetamos, aunque no estamos de acuerdo. Pero el tema es que el gobierno comunista en realidad no concede derechos, nada más que a las personas que le son fieles.

¿De qué te vale tener un matrimonio igualitario si después, cuando tú digas algo en contra del Gobierno comunista, te van a hacer la vida imposible? Te van a hacer interrogatorios a ti y a tu pareja. Van a decirle a tu pareja que te abandone y que si sigue contigo la van a botar del trabajo. Es decir, ¿de qué te sirve haberte casado si después, por el otro lado, te van a hacer la vida imposible si te opones?

Padre Kenny, sacerdote católico cubano con sus túnicas.
Padre Kenny: "Imita lo que conmemoras". | Imagen: Cortesía del entrevistado

Es decir, todo está condicionado, en realidad no hay derechos verdaderos. Solo hay derechos para el que esté a favor de la Revolución y yo creo que eso la comunidad LGBTI no lo debería aceptar. No son verdaderos derechos, son derechos muy condicionados”.

Además, están todos los problemas que enfrentan dos personas que quieren vivir juntas, que quieran formar una familia aquí en Cuba, lo tienen muy difícil. No solo los heterosexuales, los homosexuales también, todos. Para sobrevivir es un problema. No hay verdaderos derechos: no hay pan, no hay electricidad, no hay una pila de cosas.

¿Qué ganamos con decir "mira, ya estamos casados"? Yo creo que habría muchas cosas que cambiar antes que eso. De todas maneras, la Iglesia respetará que civilmente las personas tengan un llamado matrimonio homosexual. Lo respetará, pero la Iglesia nunca aceptará como institución el matrimonio homosexual, porque cree que no tiene las condiciones mínimas.

Como posible curiosidad quiero decirte que la Iglesia tampoco acepta el matrimonio entre heterosexuales en algunos casos, por ejemplo, si son familiares muy cercanos.

Sobre la crianza de los niños y niñas...

El padre Kenny, por supuesto, también se opone a que una pareja de hombre o de mujeres críe a un niño. Su argumento, obviamente el de la iglesia, es que el niño tiene derecho a tener un papá y una mamá.

Hay que partir de que la Iglesia considera las prácticas homosexuales, no a la persona homosexual, como algo que está en contra de la voluntad de Dios. Puede haber una persona homosexual que viva la castidad, que no tenga ningún tipo de relaciones en la práctica, que no acepte ningún tipo de relación homosexual. Puede tener las tendencias y no las vive. Esa persona está en plena comunión con la Iglesia y con los planes de Dios.

Las personas que practican la homosexualidad, nosotros creemos que no están en comunión con la Iglesia, no están en comunión con Dios y creemos que eso es una dificultad a la hora de poder criar a un niño. Le va faltar, a esa pareja de dos hombres o dos mujeres, la complementariedad de sexos que nosotros creemos que requiere la formación de un niño.

Esa es nuestra opinión, respetamos la contraria. Creemos que el niño tiene derecho a tener un papá y una mamá biológicamente. Ahí entramos en un conflicto de lo que cada cual considera un derecho. Las personas del grupo LGBTI consideran un derecho que un niño puede tener lo mismo un papá y una mamá, que dos papás o dos mamás, e incluso en algunos casos dos papás y dos mamás. Nosotros creemos que el derecho es exclusivamente a un papá y una mamá.

Creo que un derecho es válido aun cuando no sea aprobado en un referendo: ejemplo más notorio de esto es el derecho a nacer.

Es muy difícil que todos se pongan de acuerdo sobre el reconocimiento de determinados derechos o supuestos derechos. Los referendos pueden  ayudar a alcanzar un consenso en el reconocimiento de un derecho, o un supuesto derecho. Pero solo cuando existe una verdadera democracia. De cualquier manera, la Iglesia solo aceptará los derechos que están basados en la Biblia, la Tradición y el Magisterio de la Iglesia Católica.

Código de las Familias, ¿un plebiscito para reconocer derechos?

Extrañamente, coincido con el padre Kenny… en parte. De vivir en Cuba, es muy probable que también me hubiese abstenido en el referendo sobre el Código de las Familias porque, si se trataba de reconocer derechos, no había que someter la norma a plebiscito.

Si no era para reconocer derechos, sino para llegar a consensos, entonces todas las opiniones, incluso las contrarias a la norma, como las de este sacerdote, debieron tener espacio en los medios oficiales.

Sin embargo, siento que en los argumentos del padre Kenny contra la adopción de un niño por parte de parejas del mismo sexo, hay mucho más de teoría y de convicciones cristianas —que respeto— que de conocimiento en la práctica:

Efectivamente, en la práctica, aquí donde yo vivo, no conozco ningún caso así. Tengo aquí cuatro pueblos que tienen iglesias, más otros pueblos más pequeños. Y de los otros lugares que he conocido a lo largo de mi vida, realmente, no he conocido ningún caso.

Lo que he conocido es los artículos que han publicado psicólogos, conozco la opinión de otras personas que sí han conocido, que sí han tratado. Pero yo personalmente no puedo decir, voy a ser honesto.

Padre Kenny: "El hecho de que no creemos en el matrimonio igualitario no impide que yo estaría dispuesto incluso a darle mi sangre a una persona que realice prácticas homosexuales"

Ello no implica una negativa por parte del padre Kenny a acercarse a una familia de ese tipo y abrirle las puertas de la iglesia.

Nosotros estamos tanto para ayudar a una pareja heterosexual como a una pareja homosexual, ayudar en todo lo que uno pueda. Estamos para ayudar a todos. El hecho de que no creemos en el matrimonio igualitario no impide que yo estaría dispuesto incluso a darle mi sangre a una persona que realice prácticas homosexuales.

Resultado del referendo o un rechazo a las políticas del gobierno

Como muchas personas, el padre Kenny considera que el resultado del referendo evidenció un rechazo a las políticas del gobierno y al gobierno en sí mismo. No cree que sea válida la victoria del “Sí”, porque no fue la opción elegida por la mayor parte del padrón electoral.

Cuando uno suma los "No", más las abstenciones, más las boletas anuladas, el por ciento es altísimo, más del 53% de todo el padrón electoral. Por tanto, desde ese punto de vista, el "Sí" no cogió ni siquiera la mitad. Creo que un referendo debe ser válido solo cuando tiene la mitad más uno.

Para mí, no se puede tomar como referencia solo el número total de boletas válidas, sino el padrón completo. En el sentido de que la negativa al "Sí" alcanzó más del 53%, pues la negativa al "Sí" ganó.

La interpretación es que, incluso con los datos inverificables que ha proporcionado el gobierno comunista, se demuestra que hay un rechazo a las políticas del gobierno comunista. Incluso yo diría que al gobierno mismo, porque la campaña fue presentada de tal manera que el "Sí" no solo era un "Sí" a las políticas de ideología de género, sino que el "Sí" era un apoyo a la Revolución.

Y todo lo demás: el "No", las abstenciones y las boletas anuladas serían un oponerse a las políticas de la Revolución. Por tanto, eso demuestra que, incluso con los datos inverificables que están dando, han perdido mucho apoyo, más del 53%. Menos de la mitad de la población los apoya.


Divisiones dentro de la sociedad civil independiente cubana

Pero, aunque el referendo sacó a relucir la pérdida de apoyo del régimen cubano, algunos vemos que, tanto el plebiscito como todo el proceso previo de consulta y, principalmente, los debates en redes sociales, evidenciaron una división dentro de la sociedad civil independiente cubana, de la que también forman parte los activistas de la comunidad LGBTI. El padre Kenny discrepa de esta visión.

Te voy a dar mi opinión, aunque no tengo estadística, porque habría que hacer una encuesta y la encuestadora tendría que ser imparcial y tener un certificado de reconocimiento de estándares de encuestadoras internacionales, y habría que hacerla por internet o algo así...

Pero mi percepción, desde lo que puedo ver, muy limitadamente, es que sí ha habido discusión y evidentemente el Código ha sacado a la luz que los cristianos, en su mayoría creo yo, están opuestos a las políticas de identidad de género, y que un sector de la comunidad LGBTI ve eso como un ataque homofóbico.

Yo lo veo como una diferencia de pensamiento, no es necesariamente un ataque homofóbico. Desde ese punto de vista, sí puede ser que esté más dividido, porque la respuesta de los cristianos a la propaganda que se le hizo al Código chocó con ese sector de la comunidad LGBT.

Padre Kenny, sacerdote católico cubano.
Padre Kenny se suma a la campaña con la etiqueta "SOSCuba". | Imagen: Cortesía del entrevistado

Yo te digo algo sinceramente. No tengo nada en contra de las personas que apoyaron el "Sí", sean LGBT+ o sea el que sea. No hay que fajarse por opiniones; la democracia es así. Nosotros tenemos que tratar de habituarnos a crear espacios de democracia alrededor nuestro.

La democracia comienza desde abajo, desde lo que hago con mis amistades, con mi círculo de trabajo, de influencia. Yo no puedo pretender destruir, desmoralizar, avasallar a un adversario, a alguien que piensa distinto a mí, simplemente porque piensa distinto a mí.

Respetamos criterios. En eso no estamos de acuerdo, pero hay muchas otras cosas en las que uno no está de acuerdo ni siquiera con los heterosexuales, pero tan amigos como siempre y si podemos colaborar en un proyecto…

"Si yo puedo colaborar con algunos LGBT+ en llevar ayuda a Pinar del Río, ¿por qué no lo voy a hacer, si ambos estamos de acuerdo en eso?", dice en referencia a los daños que provocó el paso del huracán Ian en esa provincia, donde muchos de sus habitantes lo perdieron todo y se encuentran en situación precaria. “Es decir, tratar de colaborar en lo que estamos de acuerdo y punto. Por lo menos por mi parte, no estamos divididos”.


Sobre la falta de pronunciamiento del Papa Francisco respecto a la represión que sufre el pueblo cubano

El padre Kenny no se siente una persona homofóbica y lo ha sostenido en varios momentos de su conversación conmigo. De hecho, no tiene nada en contra de ser amigo de una persona de la comunidad LGBTI.

Aunque no era el tema principal de mi conversación con el padre Kenny, no quise dejar de preguntarle su opinión sobre la falta de pronunciamiento del Papa Francisco respecto a la represión que sufre el pueblo cubano y ha llegado a sacerdotes como él, y la que sufren los sacerdotes en Nicaragua a manos del régimen de Daniel Ortega, a quienes la Conferencia de Obispos Católicos de Cuba envió una carta de solidaridad.

“Me resulta difícil entender la postura del Santo Padre. Solo puedo pedirle a San Pedro y a Dios que lo iluminen”, me responde.

A pesar de todo lo que me separa de este hombre, nos despedimos con la promesa de conocernos personalmente y volver a conversar, si en algún momento regresa a España.

Periodista Yusimí Rodríguez López
Yusimí Rodríguez López

(La Habana, 1976). Narradora y traductora. Colaboradora también de los sitios Diario de Cuba y Havana Times. En 2015 publicó su primera colección de cuentos, The Cuban dream. Ganó el Premio Deslinde con La otra guerra de los mundos (Ed. Deslinde, Madrid, 2021). Cuentos suyos aparecen en antologías en Cuba y otros países.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.