Heberto Padilla
El escritor y disidente cubano Heberto Padilla (1932-2000). | Imagen: EFE

En el performance, coordinado por la artista Coco Fusco y titulado La sombra de Padilla, se leerán las palabras de la autoinculpación del poeta el 27 de abril de 1971 y se intentará recrear el ambiente de penitencia de la confesión.

A 50 años de la confesión pública de Heberto Padilla, veinte intelectuales se reunirán de manera virtual este 27 de abril para conmemorar el discurso del poeta. En el performance, coordinado por Coco Fusco, se leerán las palabras de la autoinculpación y se intentará recrear el ambiente de penitencia del acto, de lo que será responsable el diseño de Hamlet Lavastida.

Pensado para transmitirse en Facebook y otras redes sociales en la fecha señalada, el performance se anunció desde la página de Coco Fusco con el título La sombra de Padilla. Acto conmemorativo del 50 aniversario de la confesión del poeta.

Para Fusco, una artista cubana cuyas obras destacan por un elevado contenido de crítica política hacia el régimen totalitario, la declaración forzada de Padilla "sirvió de advertencia a la intelectualidad de la Isla y de presagio de lo que vendría después: una década en la que decenas de artistas y escritores fueron desterrados de la vida pública".

En 1968, el Premio Julián del Casal otorgado por la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) al poemario Fuera del juego, de Padilla, desató una polémica cultural en las páginas de la prensa oficialista, de la cual el poeta quedó marcado como "ideológicamente contrario" a la revolución cubana. Tres años más tarde, el 20 de marzo de 1971, sería arrestado junto a su esposa, la poetisa Belkis Cuza Malé, luego de un recital en la sede nacional de la UNEAC donde leyó el texto Provocaciones. La acusación de "actividades subversivas" contra el gobierno fue seguida de 38 días de prisión en Villa Marista —conocido cuartel de la Seguridad del Estado en La Habana—, así como continuos interrogatorios que culminaron en la autocrítica del 27 de abril de ese año, en la que renegó de sus obras e ideas expresadas anteriormente.

"Esta penitencia pública ritualizada, en la que se denunció a sí mismo, a su esposa y a varios amigos cercanos como contrarrevolucionarios, provocó una conmoción en los círculos literarios y alteró la visión que el mundo tenía de la revolución cubana. La confesión fue transcrita, publicada y distribuida a embajadas y agencias de prensa como prueba del derecho del gobierno cubano a encarcelar al poeta y despojarlo de sus derechos profesionales. Sin embargo, el gesto fracasó como teatro político y fue visto en el extranjero como la versión cubana de un juicio espectáculo estalinista", recordaron los organizadores del evento conmemorativo de la fecha.

Nombres como los de Julio Cortázar, Simone de Beauvoir, Marguerite Duras, Carlos Fuentes, Juan Goytisolo, Alberto Moravia, Octavio Paz, Juan Rulfo, Jean-Paul Sartre, Susan Sontag, Mario Vargas Llosa, entre otros, rompieron con el régimen de la isla a partir del "Caso Padilla", lo que representó un antes y un después en la relación entre la intelectualidad mundial y el proceso revolucionario cubano, pues muchos de estos otrora simpatizantes devinieron en acérrimos críticos.

Una película sobre la auto denuncia, presuntamente filmada por Santiago Álvarez, quedó sin exhibirse, según apuntaron los de La sombra de Padilla. Sin embargo, en diciembre de 2019 la propia Coco Fusco expuso en la renombrada galería Tate Modern de Londres, el cortometraje de su realización, La confesión, como parte del programa “Cuba obsesionada con la Historia” (Cuba: Haunted by History), que incluyó otra de sus propuestas, Vivir en junio con la lengua afuera, dedicado al también escritor y víctima de la represión castrista, Reinaldo Arenas

En aquella ocasión, además de la proyección del filme, los espectadores pudieron dialogar con la artista sobre las relaciones entre literatura y política en la historia reciente de Cuba.

Fusco, quien reside en New York y es autora del libro Pasos peligrosos: políticas y performance en Cuba (Tate Publishing, 2015), es una de esos creadores "desterrados de la vida pública" nacional, con una prohibición de entrada a la isla desde 2018, año en el que destacó por su activismo contra el decreto-ley 349.

"Cincuenta años después, los intelectuales cubanos siguen luchando por el derecho a tener derechos, por la legitimidad del pensamiento independiente y el esfuerzo creativo. Y siguen siendo objeto de detenciones arbitrarias, duros interrogatorios y muerte social. Viven a la sombra de Padilla", afirmó la también profesora de  la escuela de arte de Cooper Union en Nueva York.

El video estará disponible a partir del martes 27 de abril en este enlace.

Logo de Árbol Invertido: letras iniciales.
Árbol Invertido

El medio digital Árbol Invertido es un espacio para el ejercicio pleno de la libertad de expresión, con temas interrelacionados a partir de un lugar en el mundo llamado Cuba, los diferentes modos de hacer y entender la Cultura, y los Derechos Humanos.

Comentarios:


Manuel (no verificado) | Dom, 25/04/2021 - 21:22

A mí, ciertamente, me parece poco memorable este episodio y el propio Padilla

Daniel Morales (no verificado) | Lun, 26/04/2021 - 02:07

Y a mí me parece mucho menos memorable tu comentario y, sobre todo, tú intrascendente existencia.

Anónimo (no verificado) | Lun, 26/04/2021 - 02:22

¿Conmemorar?, sería mejor repensar, reflexionar,  u otra cosa porque ese episodio vergonzoso no tuvo nada de bueno. 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.