Décimas humorísticas | De chismosos y vendutas

El chismoso se alimenta del comentario, pero es parte del folclore del barrio. El chivato, en cambio, es un ser ruin, que daña el alma de la nación. A continuación, décimas humorísticas para caracterizar ambos casos.

Una persona cuenta un chisme al oído de otra persona que parece asombrada.
El chisme... | Imagen: Pixabay

En Cuba se filtra todo a través de un trapito al que se le llama humor, pero en realidad es un escudo que sirve para que la gente se proteja de las desgracias.

Las décimas humorísticas han servido por años como vehículo para (casi siempre desde el choteo) denunciar o dibujar los sufrimientos del cubano.

Desde inicios de los noventa, con la llegada del Periodo Especial, la inmensa mayoría de los hogares abrieron sus puertas y (sobre lo que apareciera) se colocaron las reliquias familiares con el fin de venderlas para luego, con esa platica, adquirir un poco de sobrevida.

Tal costumbre quedó tan enraizada en la Isla como el mal hábito de "la chismosería".

Sobre ambos temas versa esta entrega de El Torniquete.

"La chismosería" (en Cuba, como se sabe, el chismoso es más común que la aspirina) ha cambiado poco, pero “las ventas” han ido ganando espacio hasta tomar las redes sociales. En ellas nos podemos encontrar las propuestas más insólitas, ya sean por los artículos que se ofertan o por el modo de proponerlos.

Es pertinente esclarecer una palabra de la obra “Hanunsio”, que como se percibe desde el título juega con ese lugar común de las faltas de ortografía en la promoción de lo que se vende. Me refiero al vocablo “sulfruto” (usufructo). Tal palabreja significa una figura que usa la Ley de la Vivienda para alquilar de por vida casas de las que jamás sus moradores serán propietarios.

También se debe diferenciar al chismoso del chivato. El primero es un personaje entrometido, que se alimenta del comentario o la suposición y, aunque es (la más de las veces) alguien molesto, forma parte del folclore del barrio. En cambio, el chivato, resulta un ser maléfico, ruin, que ha dañado en lo más profundo el alma de la nación.

Sirvan estás décimas humorísticas para caracterizar ambos casos.

El Caimán Panzudo

(eltorniquete@gmail.com)

Hanunsio

Bendo sulfruto biplanta

muy sentrico, por Balbosa,

con techo de biga y loza

que se le puzo una manta.

Todo el que biene se encanta:

es un cualto aclimatado

con de todo equiparado,

chopin en vaño y cosina,

y lo mejor, ase esquina…

y el punto de gaz al lado.

Meme sobre la venta de casa de "dos plantas": en vez de tener dos pisos, la casa está construida sobre dos arbolitos.
Anuncio: "Vendo casa de dos plantas". | Imagen: Cortesía de El Caimán Panzudo

Se le deja la valita,

una batidora rusa,

la aurika que no se usa

y una camita chiquita.

Arreglo no necesita.

Solo es yegar i vivir.

Yamar antes de venir

o escrivirme por guasá.

si yo no estoi, mi mamá

lo puede igual recibir.

Con el agua si no ahi lio,

una ves a la semana

la pipa de Sentro Habana

se paga y ase el envio.

Este sulfruto no es mío,

está a nombre de un difunto

y por eso ni pregunto

como se resuelve el tema,

pero no ay ningún problema

¡se compra el papel y punto!

Ada Isabel Machín Álvarez

Meme sobre el chisme: tres perros asoman la cabeza interesados como diciendo "ta´ gueno el chisme...".
"Ta´ gueno el chisme...". | Imagen: Cortesía de El Caimán Panzudo

Chismosa por cuenta propia

A las seis de la mañana

Chencha siempre se levanta,

sin asiarse ella se planta

pegadita a la ventana.

Tiene dotes, la paisana

de captar todo el ambiente.

Sin Internet ni corriente

cumple el rol de vigilante,

su currículo es brillante

despellejando a la gente.

“Pipo tiene una querida…

A Yake le dieron carro…

No es su hijo si no un tarro…

Mi compay tiene movida”.

Pasa el tiempo entrometida,

es un noticiero andante.

No queda vivo el amante,

el negocio o la pelea

sin que la vieja lo vea

desde un palco bien alante.

Si la vieran desplayada

hablando hasta por los codos

de los vecinos, de todos

sin sentimientos ni nada.

Fue elegida diputada

que atiende el control interno.

Ya se peleó con su yerno

y no lo quiere tratar

porque salió a protestar

hablando mal del gobierno.

Echó palante a Pedrito

que revendía el jabón

y hasta habló mal de Gastón

cuando alquiló su cuartico.

Aparece al momentico

con todito su esplendor.

Dice el jefe de sector

que es tan eficiente ella,

que el guion de Tras la Huella

con Chencha sale mejor.

Es la doña una figura

de la cuadra y de la zona,

hoy le gritan “chismosona”

mas no coge calentura.

El karma pasó factura,

tuvo Chencha un problemón:

en los días del ciclón

se le cayó la ventana

y ha pasado una semana

entera sin conexión.

Yoenis Pantoja Zaldívar

Ada Isabel Machín Álvarez
Ada Isabel Machín Álvarez

(La Habana, 1962). Licenciada en Información Científico-técnica y Bibliotecología en la Universidad de La Habana. Graduada del conservatorio Ignacio Cervantes en la especialidad de piano. Escritora con numerosos lauros por su obra.

Yoenis Pantoja Zaldívar
Yoenis Pantoja Zaldívar

(Bayamo, Cuba). Programador web, filántropo y poeta. Actualmente vive en Montevideo, Uruguay.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.