Décimas humorísticas | Condones, por favor

"Nuestros lectores están hasta los verdaderos cobaltos de tanto apagón y tanta desesperanza, que necesitan la misma válvula de escape que sus tatarabuelos".

Dibujo pareja desnuda sadomasoquista
Imagen: Casimiro

Esta nueva sección de Árbol Invertido nace de un reclamo “púbico”. Doce mil cartas han llegado a nuestra redacción para que dediquemos un día a la semana a la literatura humorística, y en cada una de ellas venía un vello como clarísima señal de lo que entendían los remitentes por “humorística”. No pude interpretar todas las claves que traía el elemento, pero me hizo suponer dos caminos: Nuestros lectores están hasta los verdaderos cobaltos de tanto apagón y tanta desesperanza, que necesitan la misma válvula de escape que sus tatarabuelos… o sigue siendo “el relajo” el componente número uno de la Cultura Popular Cubana. Sea cualquiera de los dos ramales (o un tercero, que bien cabe cuando entre dos es muy aburrido) tendremos "El torniquete"... que intentará ser un refresco instantáneo para todo el que no sea muy mojigato. De "bromas colosales", burlas, malas palabras, doble sentido y etcéteras incalificables se trata esto: si no conoces a Flora, no esperes por Virgilio.

"El torniquete" intentará ser un refresco instantáneo para todo el que no sea muy mojigato.

Como modalidad estrófica, luego de varias reuniones del núcleo duro de nuestra revista (más la  recomendación del Grupo de Respuesta Rápida Invertida: GRRI), escogimos la décima, estrofa mimada por los humoristas cubanos.

La literatura de transmisión oral y la popular se han encargado de crear un riquísimo esqueleto a eso que se le llama “identidad nacional”. En los últimos años ambas han reverdecido laureles en Cuba debido a todos los trompicones que se suceden en la isla. Cosas realmente locas, que sirven de caldo para el choteo, pasan a diario.

Recordaremos décimas muy viejas que parecen haber sido creadas ayer (la isla se ha movido menos que Juana Bacallao en los últimos cien años); citaremos obras publicadas que han tenido limitadísima promoción; compilaremos lo que nos parezca adecuado entre las muchas décimas que publican en sus muros nuestros amigos, para darles más amplia difusión, y aceptaremos colaboraciones de todo aquel que quiera darle más vueltas a nuestro torniquete, que debe aparecer "sorpresivamente" todos los miércoles.

Para comenzar, que esta monserga cansa, comparto tres obras que aparecen en el muy abarcador libro Decimerón, del relajista cubano Yamil Díaz Gómez y que fuera publicado por la editorial Sed de Belleza de Santa Clara en el año 2016.

El Caimán Panzudo (eltorniquete@arbolinvertido.com)

 

MANIFIESTO DE UN VAGO

Con fideo, macarrones

y puré de calabaza

ya me tienen en la casa

hasta los mismos cojones.

El ruido de los aviones

no me deja descansar

y cuando voy a templar

el bicho no se me para.

¡Y así quiere el Che Guevara

que yo vaya a trabajar!

 

CONDONES, POR FAVOR

En la farmacia un señor

le dijo a la dependiente:

“He venido solamente

para aclarar un error:

los condones, por favor

no me están saliendo bien”.

Y un viejito del andén

dijo, levantando un brazo:

“Comunícale de paso

que se joroban también”.(1)

 

EN LA BODEGA

Ayer fui a comprar boniatos

y me dijo el bodeguero:

“Tienes que traer primero

la inscripción y dos retratos,

carné de los sindicatos

que también es necesario”.

Bien me lo dijo Olegario

con el mayor disimulo:

“Lleva dos fotos del culo

para papel sanitario”. (2)

 

1) Julio Martínez. Fuente: Alberto Arteaga Gutiérrez, Arteaguita.

2)  René Batista Moreno. Yo he visto un cangrejo arando.

El Caimán Panzudo
El Caimán Panzudo

San Nicolás del Peladero (1959). Miembro de la Anap en su sección de Papas Podridas. En la zafra del 70 ganó diploma como el mejor aguatero y en la del 71 obtuvo mención especial. Es considerado por la crítica el mejor productor de huevos en conservas del municipio y ostenta su imperturbable condición de Hijastro Adoptivo de la Décima Espinela. Posee la mayor colección de bolígrafos sin estrenar de la isla. En una ocasión, doña Graciela Pogoloti lo miró esbozando (lo que pareció) una sonrisa. 

Encargado de la sección "El Torniquete", de Literatura Humorística. Para enviar colaboraciones: eltorniquete@arbolinvertido.com

Vitrubio de Davinci con hoja de parra
Casimiro [Dibujante]

San Nicolás del Peladero (1959). Miembro de honor de la UNE. Posee el Record Guinness en la categoría de Terceras Menciones en concursos de dibujos morbosos. Desde muy niño tuvo inclinaciones por las mujeres dibujadas por él mismo, predilección que abandonó cuando un aficionado a la oscilación de las claraboyas le dijo que se trataba de una aberración. Gusta del saxo y el sexo, por separado, aunque, excepcionalmente, cuando los apagones son reiterados, suele confundirlos. En la actualidad se dedica a cambiar carámbanos por carambolas; oficio de mucha utilidad para la salud mental en la Cuba de hoy.

Comentarios:


Sijú Cabezón (no verificado) | Mié, 14/09/2022 - 21:30

Genial. Muy buena iniciativa. Hace tremenda falta. Gracias.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.