Represión | Régimen cubano "regula" al Soberano Gran Maestro de los masones en la Isla

El Soberano Gran Maestro ha enfrentado en los últimos años el abuso de poder de la dictadura, por el apoyo abierto al MSI o la condena de la represión a las protestas del 11J.

José Ramón Viñas Alonso, Soberano Gran Maestro de la masonería en Cuba,
José Ramón Viñas Alonso, Soberano Gran Maestro de la masonería en Cuba, | Imagen: Facebook

"Injusticia en superlativo", así tituló José Ramón Viñas Alonso, Soberano Gran Maestro de la masonería en Cuba, el texto en el que da a conocer cómo el régimen cubano le impide viajar al extranjero.

"Me dirigía hoy precisamente día de mi cumpleaños hacia la Florida, acompañado del Muy Respetable Gran Maestro, invitado a participar en un evento masónico de prestigio y al presentar los documentos, me dicen que no se me permite salir del país", contó en Facebook quien preside a los masones en la Isla desde 2015. "Al preguntar y exigir a las autoridades, me dicen que ellos solo ejecutan una orden y que no pueden darme explicación".

La masonería en Cuba, como cuenta el historiador Eduardo Torres Cuevas en su libro Historia de la masonería cubana: seis ensayos, goza de una larga tradición, casi extinta a comienzos del período revolucionario y estrictamente controlada tras la anulación de las libertades de reunión. Viñas Alonso contó en su escrito que telefoneó a Eloísa Valdés, militante del Partido Comunista de Cuba encargada de "atender" Instituciones Fraternales y Religiosas, quien le informó que "no sabe nada al respecto".

"Como ser humano, ciudadano y líder de la institución masónica hago saber de esta violación fragante a mi persona y a la masonería, se permitió viajar al Gran Maestro y no a mí como Soberano Gran Comendador, sin al menos una explicación", denunció el también ingeniero mecánico. "Hago saber que no tengo deuda económica alguna con el estado, ni al menos una multa de tránsito y constan limpios mis antecedentes penales (sacados de hace unos días), pregunto ¿no hay derechos en este país?, al menos una explicación posible", añadió.

Con una tendencia a bajar la cabeza ante las decisiones del régimen, la orden masónica cubana dio un viraje considerable hacia el civismo desde la asunción de Viñas Alonso. El Soberano Gran Maestro ha enfrentado en los últimos años el abuso de poder de la dictadura, con momentos álgidos como el apoyo abierto al Movimiento San Isidro o la condena de la represión gubernamental a las protestas ciudadanas del 11 de julio de 2021 (11J). En esta última ocasión, Viñas Alonso llegó a rechazar la invitación a reunirse ofrecida por el dictador Miguel Díaz-Canel.

"Nos dirigimos a usted con el propósito de hacerle saber nuestro rechazo a su posición y dirección al frente del país, por convocar, incitar y ordenar un enfrentamiento con violencia hacia el pueblo cubano”, rezaba la carta firmada por el Soberano Gran Comendador del Supremo Consejo del Grado 33 al dictador cubano. La reunión, pactada por el régimen para el 24 de agosto, fue cancelada por parte de los masones "en aras de preservar la unidad", luego de varias opiniones de rechazo a Díaz-Canel y la represión contra manifestantes pacíficos.

Seguidamente, el día 18 de julio, Viñas Alonso fue interrogado por tres agentes de la Seguridad del Estado en una unidad de la Policía Nacional Revolucionaria del municipio de Plaza de la Revolución, en La Habana. Su actitud tras el interrogatorio y la respuesta a Díaz-Canel fueron consideradas por el escritor cubano Ángel Santiesteban —integrante de la orden masónica— como "un hito en la historia de nuestro país, sobre todo de los últimos 62 años".

A fines de 2021, en su tradicional mensaje al pueblo de la Isla, Viñas Alonso volvió a tocar una cuerda sensible para el sistema totalitario, al pedir que "vuelva a brillar el sol de la libertad" en la nación.

Para el Soberano Gran Maestro, en Cuba vivimos "un año complicado, situaciones sociales difíciles, penuria económica, fallecimientos, falta de medicamentos y alimentos, una pandemia que nos afectó a todos de una u otra forma, la salud de muchos golpeada, decisiones gubernamentales no atinadas, arrestos, leyes arbitrarias, penuria total y poca esperanza en el futuro superan con creces esfuerzos de la ciencia y unas vacunas que aún no logran traernos descanso ante el desaliento sin mejoramiento y donde la política se utiliza para justificar carencias y desaciertos".

Este historial de civismo basta para considerar al masón como otra de los cientos de personas reguladas por el régimen cubano, una lista que integran desde periodistas independientes y activistas por los derechos humanos hasta personas que simplemente han expresado su forma de pensar opuesta a la ideología castrista.

"No me siento triste, solo apenado con los hermanos masones que esperaban mi compañía, asumo esto como que el GADU [Gran Arquitecto del Universo] quiere que pase mi cumple con mi esposa, hijos y nieta juntos, así de simple asumo está cruel injusticia", finalizó en su post Viñas Alonso.

Logo de Árbol Invertido: letras iniciales.
Árbol Invertido

El medio digital Árbol Invertido es un espacio para el ejercicio pleno de la libertad de expresión, con temas interrelacionados a partir de un lugar en el mundo llamado Cuba, los diferentes modos de hacer y entender la Cultura, y los Derechos Humanos.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.