Décimas humorísticas | ¿Revolución Energética?

“Todo fue un gran engaño porque nada de lo que vendieron: calentadores, hornillas, arroceras o ventiladores demoró más de dos años en caer entre las manos de los artistas del remiendo”.

Mural que representa a Fidel guiando con una olla de cocina en la mano. Al lado un cartel: "La victoria está en la cocina"...
"La victoria está en la cocina". | Imagen: Matteo Guidi

Quizás sea un lugar común afirmar que desde el triunfo de los barbudos Cuba está gobernada por un escuadrón de locos.

En los años noventa del pasado siglo, luego de la caída del Campo Socialista, sobrevino una de las crisis más severas de las que ha atravesado la Isla, a la que de manera cínica llamaron Periodo Especial.

En el 2006, cuando apenas comenzaba el país a recuperarse de los apagones, que fueron de hasta veinte horas, a Fidel Castro se le ocurrió inventar lo que llamó La Revolución Energética, que consistió en sustituir los viejos equipos eléctricos por tarecos chinos con altos consumos de energía.

Fue un acontecimiento deprimente. En cursos emergentes formaron a trabajadores sociales con el único propósito de realizar dicha operación. Ejercicio que a la larga resultó uno de los mayores escenarios de corrupción de la historia revolucionaria.

Todo sucedió de forma carnavalesca y, como en todo carnaval, hubo sus momentos trágicos y tragicómicos. Resultó doloroso, para no pocas familias, ver cómo sus refrigeradores, que aún funcionaban a la perfección, eran lanzados de manera bárbara sobre los camiones, y en su lugar comenzaron a padecer con aquellos equipos al que de forma graciosa todo el mundo llamó “el lloviznao”, porque chorreaban agua por todas partes.

Todo fue un gran engaño, porque nada de lo que vendieron: calentadores, hornillas, arroceras o ventiladores demoró más de dos años en caer entre las manos de los artistas del remiendo.

Con ese gracejo propio de los cubanos, las décimas humorísticas no se hicieron esperar.

El Torniquete ha seleccionado para esta entrega una obra anónima que recordaba el poeta Guillermo Rodríguez Rivera, quien aseguraba haberla escuchado a alguien en Mayabeque.

El Caimán Panzudo

(eltorniquete@arbolinvertido.com)

Fidel sosteniendo una olla de cocina.
Fidel sosteniendo la olla de cocina conocida en Cuba como "reina". | Imagen: Radio y Televisión Martí

Revolución Energética

Dieron Reina y arrocera,

hornilla y calentador,

también un ventilador

que recibió Cuba entera.

Refrigerador se espera

para todo el que no tiene,

y a todo aquel que mantiene

la tranca muerta y no singa

le van a dar una pinga

eléctrica el mes que viene.

Anónimo

El Caimán Panzudo
El Caimán Panzudo

San Nicolás del Peladero (1959). Miembro de la Anap en su sección de Papas Podridas. En la zafra del 70 ganó diploma como el mejor aguatero y en la del 71 obtuvo mención especial. Es considerado por la crítica el mejor productor de huevos en conservas del municipio y ostenta su imperturbable condición de Hijastro Adoptivo de la Décima Espinela. Posee la mayor colección de bolígrafos sin estrenar de la isla. En una ocasión, doña Graciela Pogoloti lo miró esbozando (lo que pareció) una sonrisa. 

Encargado de la sección "El Torniquete", de Literatura Humorística. Para enviar colaboraciones: eltorniquete@arbolinvertido.com

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.