Represión del pueblo a palos en Cuba.
Represión del pueblo a palos en Cuba.

Con publicaciones en redes sociales, videos y renuncias a instituciones oficiales como la Uneac y la AHS, han expresado su rechazo al gobierno por el uso de la violencia para sofocar la protesta.

Desde los sucesos del 11, 12 y 13 de julio varios intelectuales cubanos han condenado la represión desatada por el régimen contra los manifestantes. Con publicaciones en redes sociales, videos y otros medios han expresado su rechazo al uso de la violencia para sofocar una protesta que en su origen fue pacífica, así como el respaldo de instituciones y organizaciones estatales de la cultura a acciones paramilitares dirigidas contra el pueblo cubano.

Con respecto a estas últimas, algunos han ido más allá de la crítica y han decidido romper sus vínculos con la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), la Asociación Hermanos Saínz (AHS), el Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT), el Instituto Cubano del Arte y la Industria Cinematográfica (ICAIC) y otros emporios culturales al servicio de la dictadura.

Así lo dejó claro Yunior García Aguilera, director y dramaturgo, quien hizo pública su renuncia a la membresía de la UNEAC.

“No puedo seguir perteneciendo a una organización que le da la espalda a una parte considerable del pueblo y opta por mostrar obediencia a un poder abusivo. No puedo permanecer en un coro que le canta alabanzas a quienes ordenaron la represión contra los jóvenes y el combate entre cubanos. No puedo ser parte de un grupo de artistas e intelectuales que ha preferido el silencio o la complicidad. Y no estoy incitando a nadie a hacer lo mismo. Simplemente, yo no puedo, lo siento, estoy harto”, dijo en redes sociales el teatrista, arrestado en las protestas frente a la sede del ICRT, en La Habana.

 

 

Por su parte, la actriz exiliada Ketty de la Yglesia, exigió en un post en Facebook dirigido al Instituto Cubano de Radio y Televisión que, “a partir de este momento y hasta que mi pueblo sea escuchado, aunque sé que por contrato tienen todos los derechos, me declaro en contra de la utilización de mi imagen en los medios que en este momento controla la dictadura. Es un acto simbólico, pero tiene toda la fuerza del amor que siento por Cuba. Los acompaño, los siento y haré todo lo posible por protegerlos”.

Varios cineastas también siguieron la estela de sus colegas, y rechazaron formar parte de la estrategia que pretende afiliar la cultura cubana al establishment ideológico. Así lo han hecho público, hasta ahora, los realizadores Carlos Lechuga, Alejandro Gutiérrez, Alejandro Alonso Estrella y José Luis Aparicio Ferrera.

"No puedo ser parte de una vida social donde un ministro de Cultura es un golpeador, el presidente del país es un asesino y las instituciones apoyan esto", escribió Lechuga en Facebook.

"Renuncio a la UNEAC, no sé si soy de la AHS, pero renuncio igual, así como al Registro del Creador y todo lo que apoye que a un padre cubano entren a balearlo en su hogar delante de sus hijas", añadió el director de filmes como "Melaza" y el censurado "Santa y Andrés".

Gutiérrez fue explícito al decir que “no tengo carnet de nada... pero renuncio a la UNEAC y a la AHS! ¡NO MÁS PALABRAS A LOS INTELECTUALES!”, en referencia al conocido discurso de Fidel Castro que marcó la política exclusiva en materia de ideología por parte del régimen.

 

 

Alonso Estrella declaró que retiraba públicamente su candidatura al Fondo de Fomento para el Cine Cubano y cualquier relación con el ICAIC.

“No puedo aceptar dinero ni apoyos de una institución que continúa empecinada en mantenerse de espaldas a temas urgentes que afectan a nuestra sociedad”, dijo en su perfil en Facebook y exigió que la organización se pronunciara "en contra de los atropellos que en las últimas horas han sufrido muchos colegas cineastas. Nadie puede ser detenido ni procesado por hacer uso de su derecho a la libre manifestación. Como Artista y Ciudadano me niego a mantenerme en silencio y ser cómplice ante estos sucesos”.

“Invocando el espíritu del Maestro Santiago Álvarez y su hoy tan vigente NOW, denuncio toda escalada de violencia y represión contra el pueblo por parte del poder policial. La calle es de tod@s”, concluyó.

Aparicio Ferrera desestimó seguir formando parte de la AHS, y afirmó que “no inscribiré mis películas en ningún festival o evento auspiciado por el gobierno, ni escribiré un texto para ninguna de sus publicaciones. No pienso participar en ninguna actividad oficial de ahora en adelante. Poquita cosa es, pero es lo que decido”.

La productora audiovisual, Dayana Prieto Espinosa, afirmó que "en los últimos meses la AHS dejó de ser una asociación que represente a los artistas. No puedo aceptar directivos que le han dado la espalda a sus miembros". La artista esclareció que su renuncia a la organización, a la que perteneció por 20 años, no significa una renuncia "a los que sigan siendo asociados, ahí dentro quedan muchos artistas, creadores, amigos. Con ustedes siempre estaré, pero en las listas de afiliados a esta organización, jamás".

Sendas renuncias a la AHS firmaron la diseñadora Ailín García González y el jurista Fernando Almeyda.

"No me siento parte de una organización que se mantiene en silencio y no condena la violencia y la represión de la que ha sido víctima mi pueblo cubano en los últimos días", dijo García González, mientras que Almeyda consideró que "la verdad no se esconde, ni se perfuma, y los crímenes se condenan. No tengo nada que hacer en una organización que no condena el terrorismo del estado cubano contra sus ciudadanos, no tengo nada que hacer en una organización que calla ante el fascismo, no tengo nada que hacer en una organización que no condene a los verdaderos responsables del sufrimiento del pueblo cubano. El silencio ante el crimen es complicidad y me niego a ser un cómplice".

 

 

Otro que se sumó a las renuncias a la UNEAC y la AHS fue el escritor pinero Daniel Zayas Aguilera. "Siento impotencia, rabia y asco ante la brutal represión que despliega el estado en las calles de Cuba y los métodos con que justifica la violencia. De ahora en adelante que nos una la amistad y el amor por la literatura, no una organización que apoya a un estado represor", expresó.

También por la vía de Facebook manifestó su renuncia a la UNEAC el periodista Antonio Enrique González Rojas, quien militaba en la organización desde hace 10 años. El reportero contó que se retira "avergonzado de su directiva cobarde y cómplice, de otros de sus miembros que llaman a la violencia y la brutalidad que destruyen cualquier ideal por noble que sea. Adiós UNEAC, espero que te sustituya otra organización verdaderamente comprometida con el arte y los artistas sin importar sus ideologías o sus fidelidades".

Por otro lado, el historiador Leonardo M. Fernández Otaño expuso que “ante el ejercicio de violencia que fuimos sometidos mis amigos y yo los pasados días 11 y 12 de julio frente a la entrada del ICRT y el Vivac renuncio públicamente a la Unión de Historiadores de Cuba y la Sociedad Cubana de Historia de la Ciencia”.

Miladis Hernández Acosta, destacada poeta y ensayista guantanamera, realizó una renuncia pública en sus redes donde expresó que “creo en el derecho de cada individuo a expresar sus ideas y opiniones sin que estas tengan que ser reprimidas por las fuerzas. Creo en el progreso. En el arte. Creo en Cuba. En el respeto entre los hombres, en el amor y en la bondad de los seres humanos. No deseo respaldar, ningún proyecto, venga de donde venga que, haga uso del último recurso que representa el del enfrentamiento entre ciudadanos, y el uso de la innecesaria violencia”.

 

 

La escritora y actriz Ana Rosa Díaz, residente en Las Tunas anunció su desacuerdo con la represión ocurrida en Cuba y renunció a la Uneac. “Duele el silencio cómplice de los intelectuales, de los artistas ante este acto genocida contra un pueblo desarmado y hambriento. Un pueblo que solo desea vivir como seres humanos y se le respeten sus derechos. No puedo callar. Esto es la gota que rebasó la copa”, se puede leer en uno de sus post compartidos en sus redes sociales.

También se supo que el poeta Javier L. Mora permanece aún encarcelado, acusado de colaborar con la editorial Casa Vacía, una empresa que, según la Seguridad de Estado, “financia la contrarrevolución dentro de Cuba”, “que está financiada por la CIA”, argumento que siempre utiliza contra todo aquel que disiente del régimen. Javier L. Mora  fue detenido después de realizar su renuncia pública a la Uneac en su cuenta de Facebook. Su novia, la escritora Zulema Gutiérrez, relató en un conmovedor mensaje cómo fue su detención, allí cuenta:

“Mi mamá corrió a la estación que está a solo 2 cuadras de mi casa, la trataron mal, le dijeron que allí no podía estar, vomitó y se desmayó indignada, les suplicó explicación, pero no se la dieron, solo dijeron: "quién, el mulatico de las trencitas?" de forma despectiva.

Una hora después una patrulla se parqueó afuera de la unidad y lo sacaron encadenado por la cintura y esposado; mi mamá habla de eso y llora "esa imagen nunca la voy a olvidar" me dijo después desconsolada, también me dijo que él le sonrió de lejos, estaba como siempre, tranquilo.

Yo aún no encuentro esa tranquilidad, ni la llamada fuerza, solo recuerdo a Virgilio. Como él tengo miedo. Tengo mucho miedo”.

 

Logo de Árbol Invertido: letras iniciales.
Árbol Invertido

El medio digital Árbol Invertido es un espacio para el ejercicio pleno de la libertad de expresión, con temas interrelacionados a partir de un lugar en el mundo llamado Cuba, los diferentes modos de hacer y entender la Cultura, y los Derechos Humanos.

Comentarios:


Rafael ChabebeQuien (no verificado) | Dom, 18/07/2021 - 01:28

No se puede respaldar a un régimen que no respeta a su pueblo y lo acorrala entre leyes y represión respaldada por una Constitución que no funciona porque está creada por los que dirigen el país y refleja la idelogia marxista que no todos la deseán

Anónimo (no verificado) | Dom, 18/07/2021 - 17:28

Buen resumen. Y la lista se irá agrandando

Julio Cesar (no verificado) | Vie, 23/07/2021 - 03:46

Esos artistas e intelectuales, tienen los coj.... de Maceo, ojala muchos mas dejaran el silencio  y condenaran la violencia a la que fue sometida el pueblo

Anónimo (no verificado) | Vie, 23/07/2021 - 19:11

Qué buena la lista, me encanta la Miladis

Añadir nuevo comentario