Árbol invertido

Detrás del andamio
Bandera cubana detrás del andamio. Foto de Francis Sánchez
Imagen: Francis Sánchez

Volverme pies arriba,

ramas adentro, raíz al cielo

como un árbol invertido.

Volverme, sí, confundiendo los pájaros

que torpes anidaban mi pequeñez.

Confundir a los vientos,

el envés de la noche,

los arcos indomables,

la tarde, su jauría.

Las profundas gargantas de los cuervos sosegar,

las sucias transparencias,

el salto no escuchado

del suicida, los nudos,

las vacías ofrendas.

Mostrarles la dureza de mis líneas más íntimas,

mi piel de polvo y llama,

unas cuantas metáforas de praderas y ciervos,

Islas, blancos tallos

que cuecen mi estrenada sangre.

Como en un laberinto de espejos, infinito,

confundirlos a todos,

que no logren llegar jamás

hasta la estrella que en el centro

muere y renace, infinita también,

que no toquen sus giratorias espadas,

el fuego líquido en los labios.

 

Abrazar la lluvia con mis piernas.

Beberla luego mis cabellos,

los ojos.

Ah, verlo todo distinto.

Ileana Álvarez. Foto en revista Árbol Invertido

(Ciego de Ávila, Cuba, 1966). Escritora, editora y periodista. Durante 15 años trabajó como directora editorial de la revista cultural Videncia. Tiene publicados, entre otros, los títulos: Libro de lo inasible (1996), Oscura cicatriz (1999), Los ojos de Dios me están soñando (2001), Los inciertos umbrales (Premio “Sed de Belleza”, 2004), Consagración de las trampas (Premio “Eliseo Diego”, 2004), Trazado con cenizas (Antología personal. Ed. Unión, 2007), El tigre en las entrañas (Crítica, 2009), Escribir la noche (2011), Trama tenaz (2011) y Profanación de una intimidad (ensayo, 2012). Realizó Catedral sumergida, antología de poesía cubana escrita por mujeres (Ed. Letras Cubanas, 2014). Dirige la revista Alas Tensas.

 

Añadir nuevo comentario

Con estas preguntas comprobamos sie eres una persona humana y evitamos el envío masivo de spam

CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.