Medioambiente | Ecoladrillos: una alternativa sustentable y útil a nuestros desechos

Varios proyectos sustentables alrededor del mundo han hecho construcciones utilizando ecoladrillos, y son ejemplos comprobados de su resistencia y calidad.

Niño mostrando varias botellas plásticas convertidas en ecoladrillos.
Ecoladrillos, alternativa a nuestros desechos plásticos. | Imagen: concejoriogrande.gob

Los ecoladrillos son botellas plásticas llenas con bolsas y papeles de plásticos compactados. Son uno de los elementos más importantes de la Bioconstrucción, además de una manera interesante y sencilla de transformar los desechos. 

Gracias a los esfuerzos por tratar de resolver el problema medioambiental de la basura, han surgido algunas alternativas pequeñas pero muy interesantes. El uso de los desechos sólidos como elementos de construcción o de decoración es una de las mejores. 

Los ecoladrillos surgieron como una manera de darle utilidad a residuos no reciclables, la mayoría de un solo uso, que de otra manera terminarían agrandando vertederos, descomponiéndose muy lentamente en el mar o en el estómago de animales…

El problema medioambiental del plástico

El plástico tarda entre 100 y 1.000 años en descomponerse, por lo que está clasificado entre los materiales de descomposición “muy lenta y a largo plazo”. Por ejemplo, una botella de plástico tarda hasta 500 años en desintegrarse, si está enterrada el tiempo se prolonga aún más.

Uno de los impactos más preocupantes del plástico a nivel mundial es la contaminación de mares y océanos. Por ejemplo, en el Océano Pacífico del Norte, entre Japón y California, una gran concentración de residuos plásticos flota en el agua ocupando una extensa zona conocida como "la isla de plástico".

Los animales, por su parte, frecuentemente quedan enredados con los plásticos y resultan heridos, lo que en no pocas ocasiones les causa la muerte, e implica una pérdida de biodiversidad importante. 

Animal muerto a causa de la ingesta de plástico.
Animal muerto a causa de la ingesta de plástico, un problema medioambiental preocupante. | Imagen: El Huff Post

Aunque los mares y océanos son los ecosistemas visiblemente más afectados, el plástico puede acabar en cualquier rincón del planeta: bosques, parques naturales, las calles por las que paseamos, playa. 

Una de las consecuencias más preocupantes estos días es el hallazgo de microplásticos (trozos microscópicos de plástico) en el cuerpo humano. Más recientemente incluso se han encontrado microplásticos en fluidos vitales como la leche materna, lo cual alarma a la comunidad científica internacional.

Reciclaje en el contexto cubano

En el contexto de Cuba han aparecido algunos grupos de recogida de desechos en playas y ríos. Sin embargo, esta iniciativa útil pierde valor ya que en Cuba no existe una infraestructura de reciclaje sólida y eficiente. Si el plástico recolectado de ríos y mares es trasladado a los vertederos comunes, posiblemente pronto termine de nuevo contaminando el ambiente.

Es necesario que las personas interesadas en estos temas conozcan alternativas para procesar y transformar esta basura, y así cerrar el ciclo que inició con la recogida, siendo consecuentes con el verdadero significado de “re-ciclar”.

En este contexto, los ecoladrillos son una solución ecológica, pero que va más allá para devolver múltiples beneficios. Los ecoladrillos son un material de construcción con un costo casi nulo y calidad alta, lo que supondría un gran alivio para las personas que tienen que lidiar con el desabastecimiento de materiales de construcción en la Isla.

Ejemplos de diferentes estructuras construidas a partir de ecoladrillos.
Ejemplos de diferentes estructuras construidas a partir de ecoladrillos. | Imagen: Árbol Invertido

El precio del ladrillo común en Cuba, según la plataforma de compra y venta Revolico, actualmente ronda los 25 pesos cubanos por unidad. Cuando se suman la cantidad de ladrillos necesarios para cualquier tipo de estructura el costo es elevado, por lo que la construcción y la vivienda sigue siendo “un dolor de cabeza” para cualquier familia cubana.

Entonces, la alternativa de usar ecoladrillos puede ser bienvenida en los hogares y comunidades que de otra manera tendrían que ahorrar, a veces por años, para poder afrontar reparaciones que en muchas ocasiones son imprescindibles. 

Ejemplos del uso de ecoladrillos a nivel global

Varios proyectos sustentables alrededor del mundo han hecho construcciones utilizando ecoladrillos, y son ejemplos comprobados de su resistencia y calidad.

En Guatemala, por ejemplo, la activista ambiental Susanna Heisse, comenzó un proyecto de construcción con ecoladrillos alrededor del Lago Atitlán. Hoy existen 38 escuelas construidas con este material ecológico. 

Hug It Forward y Pura Vida Atitlan son proyectos que surgieron gracias a esta iniciativa, y se han convertido en una inspiración para los ecologistas alrededor del mundo.

Ventajas de usar ecoladrillos

En la página de Pura Vida resaltan las ventajas del ecoladrillo:

  • Reduce la contaminación de los elementos.
  • Es una tecnología de reciclaje sencilla, fácil y realizable alrededor del mundo entero.
  • Es higiénica por quedar sellada con su tapa.
  • Es fácil de almacenar y transportar.
  • Es una tecnología de reciclaje que hace uso de la energía humana renovable.
  • Utiliza todos los desechos plásticos suaves y limpios, sin distinción.
  • Ahorra el transporte de la basura.
  • Destina metros cúbicos de plástico a la construcción, evitando que termine en los rellenos sanitarios.
  • Se elimina el trabajo en los basureros.
  • Ahorro de emisiones, al reemplazar los materiales de construcción contaminantes.
  • Ahorra la compra y el transporte de materiales de construcción convencional.
  • Es un material totalmente aislante.
  • Es antisísmico, en caso de terremotos.

Otro ejemplo muy celebrado por la comunidad es la Global Ecobrick Alliance, que surgió en el norte de Filipinas, y desde sus inicios distribuye manuales de bioconstrucción con ecoladrillos en las escuelas. 

Uno de los avances logrados por esta organización es lograr que se incluyera la creación de ecoladrillos en el currículum escolar, invitando a los estudiantes a completar un ecoladrillo por semana y redactar sus tareas en el dorso de los mismos.

¿Cómo hacer un ecoladrillo?

  1. Quítale la etiqueta, lava y seca muy bien tu botella de plástico.
  2. Introduce en la botella solo residuos no reciclables y no peligrosos, asegurándote de que estén limpios y secos.
  3. Comprime bien el material (puedes ayudarte con una vara) evitando dejar espacios de aire entre los residuos.
  4. Una vez llena y con el material en su interior bien compactado, tapa la botella.
  5. Cuando puedas pararte encima, sin que se deforme la botella, estará listo para ser aprovechado en una construcción.

Aplicar estos pequeños proyectos a nuestra vida diaria puede hacer la diferencia en nuestro impacto en el medioambiente. Mientras la infraestructura de las ciudades siga produciendo grandes cantidades de basura, el reciclaje seguirá siendo imprescindible. 

Métodos como los ecoladrillos, que además de reducir la contaminación le dan utilidad a los desechos, benefician especialmente a las personas con menos recursos financieros. Es importante promover la información sobre este tipo de alternativas a los desechos.

Retrato de Andy Leiva García
Andy Leiva García

(Cuba, 1995). Graduado de la Escuela Nacional de Arte de Cuba (ENA) en 2014. Por alrededor de siete años trabajó en diferentes compañías de danza en Cuba, especialmente ballet y danza contemporánea, siendo Primer Bailarín de la Compañía Rosario Cárdenas (2015-2020). Graduado del curso de formación literaria Onelio Jorge Cardoso en La Habana (2015). Ha trabajo como editor y escritor creativo en diferentes medios y publicaciones. Graduado de Diseño en Permacultura (Cuba, 2019).

Comentarios:


Amancio (no verificado) | Vie, 18/11/2022 - 13:53

Excelente trabajo, y muy útil. No sabía de esto. Quisiera poder leer más contenido como este, que nos informen a los cubanos, que estamos en babia con tantas cosas.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.