Engañoso | ¿El dengue hemorrágico fue introducido en Cuba por el gobierno de Estados Unidos?

Durante la década del 80, variantes asiáticas del dengue estuvieron presentes en otros países de América Latina; entonces el hallazgo de cepas asiáticas en Cuba no fue algo raro.

Mosquito en una computadora.
"Mosquito". | Imagen: Pixabay
Esto es dudoso
¿Qué chequeamos?

El oficialismo cubano afirma que "el gobierno de Estados Unidos introdujo el dengue hemorrágico en Cuba”.

Contexto

Información replicada por personalidades y medios de comunicación afines al gobierno cubano.

Durante los meses de julio y agosto de 2022 volvió a circular en redes sociales una información sin respaldo en la que se asegura que el gobierno de Estados Unidos introdujo deliberadamente el dengue hemorrágico en Cuba en el año 1981.

El mensaje fue compartido por cientos de usuarios a través de Facebook y Twitter, entre los que destacan algunas figuras relevantes dentro del oficialismo cubano, como el periodista Pedro Jorge Velázquez, la Página de Mauro Torres y la directora del Centro Nacional de Educación Sexual (CENESEX), Mariela Castro Espín.

Esta última, el 26 de julio publicó que “el dengue hemorrágico fue introducido a Cuba por el gobierno de los Estados Unidos hace varias décadas, con el fin de generar una crisis sanitaria y apoderarse de la isla”.

No es la primera vez que medios y figuras oficiales cubanos replican esta desinformación. Por ejemplo, fue compartida por Granma en 2021, por Cubadebate en 2016 y por Fidel Castro en varias ocasiones, entre ellas en el diario Juventud Rebelde en el año 2009 cuando refiriéndose a la supuesta guerra biológica contra Cuba, dijo:

¿Qué decir de la introducción de virus como el del dengue hemorrágico, y la fiebre porcina que genéticamente ni siquiera existía en el hemisferio? No hago sino mencionar algunos de los actos de terror en que incurrió Estados Unidos, los cuales constan en los propios documentos desclasificados.

También el propio Castro, el 26 de julio de 1981, en medio del brote de dengue, sugirió que el gobierno de Estados Unidos podría ser el responsable cuando, en discurso televisivo aseguró:

Compartimos las convicciones del pueblo y sospechamos fuertemente que las plagas que han estado castigando a nuestro país, especialmente el dengue hemorrágico, pudieron haber sido introducidas a Cuba, a nuestro país, por la CIA.

Las acusaciones son engañosas porque las pruebas que se presentan no son suficientes para determinar que el dengue hemorrágico fue introducido en Cuba por Estados Unidos, además los artículos publicados al respecto ocultan deliberadamente información clave sobre el tema.

¿Cómo entró la enfermedad a la Isla?

En el año 2014 la revista Bohemia divulgó un artículo titulado “La ciencia desnuda un crimen de EE. UU. contra Cuba en 1981”. En este se presenta como supuesta “evidencia científica irrefutable” que Estados Unidos introdujo el dengue hemorrágico a Cuba según un estudio publicado en la revista Archives Of Virology de la autoría de tres investigadores del Instituto de Medicina Tropical Pedro Kourí (IPK): Rosemary Rodríguez-Roche, Yoandri Hinojosa y María G. Guzmán.

Los doctores rastrearon el linaje genético de las variantes del virus encontradas en Cuba durante la epidemia de dengue de 1981. Concluyeron que estas guardaban importantes similitudes con una cepa de origen asiático del serotipo 2 de la enfermedad, concretamente el genotipo Nueva Guinea (NG”C”). Esta cepa habría sido “aislada” en Asia en 1944, según la prensa oficial cubana.

“si el virus circulante en Cuba en 1981 se parecía tanto al aislado en 1944, es decir, tenía muy pocas mutaciones” podría tratarse de la introducción y propagación de una cepa de laboratorio en la Isla

De acuerdo con declaraciones de Rodríguez-Roche, la conclusión lógica era que “si el virus circulante en Cuba en 1981 se parecía tanto al aislado en 1944, es decir, tenía muy pocas mutaciones” podría tratarse de la introducción y propagación de una cepa de laboratorio en la Isla.

Sin embargo, declaraciones del Departamento de Estado de EE. UU. aclararon que es cierto que el dengue 2 se aisló en todos los laboratorios de salud pública adecuadamente equipados en el sudeste asiático (incluyendo Malasia, Indonesia y Tailandia). Sin embargo, no fue aislado en todos los países de la región porque varios de ellos carecían de la capacidad de diagnóstico requerida.

Posible contaminación en las muestras procesadas en los laboratorios cubanos

“Sería inconcebible que el dengue respetara las fronteras nacionales en el sudeste asiático, dados los enormes flujos de refugiados en toda la región”, refiere una nota publicada el 5 de abril de 1985 por el gobierno estadounidense.

Según reconoce Rodríguez-Roche, las similitudes entre las dos variantes fueron impugnadas inicialmente por expertos que las atribuyeron a una posible contaminación en las muestras procesadas en los laboratorios cubanos.

No obstante, la investigación “rechaza la hipótesis de contaminación de laboratorio”. La razón ofrecida es que  que existieron mutaciones entre las cepas cubanas durante el periodo epidémico; por lo tanto, la investigadora asegura que no tenían la misma secuencia.

Dengue en Cuba. Pacientes
Dengue en Cuba. | Imagen: Árbol Invertido

Sin embargo, esto no prueba que no existieran otras formas mediante las cuales haya podido entrar la enfermedad en el país. Entre las vías más comunes de diseminación del dengue se encuentra el movimiento de personas infectadas entre distintos países.

Según el Dr. Carlos Arturo Espinal, experto en enfermedades infecciosas y director del Global Health Consortium, “los serotipos de dengue pueden viajar con las personas, el vector siempre está en la misma parte, son las personas que llevan los serotipos de un sitio a otro”.

Esta variante del dengue pudo haberse introducido en Cuba directamente desde el sudeste de Asia

La Dra. Sadie J. Ryan, profesora de Geografía Médica en la Universidad de Florida, señaló que “durante esa misma década, variantes asiáticas del virus estuvieron presentes en otros países de América Latina, por lo que el hallazgo de las cepas asiáticas en Cuba ‘no fue nada raro’”.

Cepas asiáticas del tipo 2 del dengue fueron detectadas en algunos países del Caribe y en México en el año 1977, aunque en ese entonces no resultaron mortales.

El genotipo asiático se estaba moviendo mucho por el Pacífico con los soldados antes y durante la segunda guerra mundial. Creemos que allí fue donde pudo ocurrir la mezcla de las variantes del virus”, agregó la especialista. Aseguró además que la evidencia de una agresión biológica contra Cuba “simplemente no está ahí”.

Por otro lado, una investigación de la Revista Panamericana de Salud Pública sugiere que esta variante del dengue pudo haberse introducido en Cuba directamente desde el sudeste de Asia, concretamente desde Vietnam.

Alta infestación por el mosquito Aedes Aegypti: entre los factores determinantes

Entre diciembre de 1979 y 1981 el Estado Cubano envió colaboración médica internacional a Kampuchea (actual Camboya), también en el sudeste asiático. En este contexto, a inicios de la década de los 80, existió una epidemia de dengue hemorrágico, presumiblemente del tipo 2; pero el país carecía de instalaciones de diagnóstico.

Durante esos años también se identificaron (aunque regularmente de forma aislada) cepas de dengue 2 en Senegal, Costa de Marfil y existieron sospechas de que se encontraba en otros países africanos en los que no pudo comprobarse por la inexistencia de estudios adecuados sobre el tema.

“un número considerable de militares cubanos y otro personal, posibles portadores del virus dengue, viajaron o fueron asignados a países de África”

Al respecto, el Departamento de Estado de EE. UU. señaló que “un número considerable de militares cubanos y otro personal, posibles portadores del virus dengue, viajaron o fueron asignados a países de África” donde podría haber estado presente el serotipo 2.

Por otra parte, para que pudiera producirse una epidemia de esta magnitud constituyó un factor determinante la alta infestación por el mosquito Aedes Aegypti en casi todas las localidades urbanas del país, como refirió un artículo científico publicado por el Dr. Gustavo Kourí en 1987.

En las declaraciones hechas a Bohemia, la doctora Rodríguez-Roche afirmó que durante la epidemia de dengue de 1981 se detectaron casos al mismo tiempo en tres puntos distintos del país: Oriente, Centro y Occidente.

Sin embargo, en el artículo publicado por el Dr. Kourí se señala que los primeros casos de este tipo de dengue se encontraron “en un municipio en las periferias de La Habana” y a partir de ahí se propagó “explosivamente” hacia el resto del país. Esto contradice lo dicho por la investigadora.

Sobre las acusaciones contra Estados Unidos

En el año 1999 el gobierno de Cuba presentó una demanda por daños humanos a Estados Unidos de USD 18 mil millones. Entre las razones de la demanda incluyó las muertes por la epidemia de dengue hemorrágico en la Isla.

El principal sustento de la delegación cubana fueron las presuntas declaraciones en el juicio al anticastrista cubano Eduardo Arocena, juzgado por terrorismo y condenado a dos cadenas perpetuas en 1984.

Según las autoridades cubanas, Arocena habría confesado que un grupo encabezado por él habría “introducido gérmenes en Cuba y que la enfermedad conocida como ´Fiebre del dengue´ fue llevada al país por un grupo que trabaja bajo la dirección de la CIA”.

Sin embargo, una nota diplomática enviada por Estados Unidos a Cuba el 20 de noviembre de 1984 asegura que “una verificación de la transcripción de los procedimientos judiciales indica claramente que el señor Arocena no hizo tal declaración, ni en ningún momento del juicio mencionó el dengue, la fiebre o a la Agencia Central de Inteligencia de EE. UU”. Y añade:

“El Departamento de Estado se opone a la difusión de estas declaraciones falsas y sin fundamento, incluidas las declaraciones hechas por el presidente de Cuba (Fidel Castro), y a la tergiversación del testimonio de la transcripción del juicio de Arocena. El Departamento observa que, en el caso de Arocena, el Gobierno de los Estados Unidos procesó hasta la condena a una persona que había realizado actos de violencia contra representantes diplomáticos de la República de Cuba”.

Supuesta introducción de gérmenes en Cuba

En cuanto a la supuesta introducción de gérmenes en Cuba, las transcripciones del juicio, correctamente traducidas, confirman que Arocena se refirió a un grupo “que iba delante” de él y no “encabezado”, como afirmaron los medios oficiales de la Isla.

Por esta razón se puede determinar que Arocena no estaba testificando sobre actividades personales, sino sobre supuestas acciones de individuos no identificados, que con los conocimientos actuales son imposibles de relacionar con la CIA. Al asegurar que la misión de este grupo era “tomar ciertos gérmenes e introducirlos en Cuba”, tampoco menciona que se tratara de virus como el dengue.

Sobre esto, la delegación estadounidense refirió:

“El Departamento de Estado se sorprende de que las afirmaciones vagas y no corroboradas, de conocimiento indirecto de acciones no definidas, provenientes de una fuente de mala reputación, se utilicen como base para acusaciones tan maliciosas por parte de altos funcionarios del gobierno cubano”.

Estas declaraciones no fueron respondidas por el personal diplomático cubano.

Según reseñó el New York Times en un artículo del 6 de septiembre de 1981, los funcionarios del Departamento de Estado estaban “particularmente irritados” por las acusaciones. Aunque el gobierno cubano había demorado en solicitar ayuda humanitaria, EE. UU. autorizó el envío de 300 toneladas de abate para combatir al mosquito en apenas un día.

J. Barrez
J. Barrez

(Cuba, 1994). Escritor y periodista. Ha colaborado con diversos medios independientes en Cuba y el extranjero.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.