Poesía española | Yo no quiero ser piedra

"No quiero ser piedra que llore, / ni piedra que lastime una mirada, / ni canto que desgarre una canción / ni mano que despiece un corazón...".

Pared de piedras.
"Pared de piedras". | Imagen: Pixabay

Yo no quiero ser piedra que lacere,

ni quiero ser guijarro ensangrentado.

Sólo quiero ser piedra pacífica

vigilando un sembrado.

Más bien quisiera ser alma de un muro

o arteria femoral de un empedrado,

o habitar en el borde del camino

para servir de asiento a los cansados.

No quiero ser piedra que llore,

ni piedra que lastime una mirada,

ni canto que desgarre una canción

ni mano que despiece un corazón.

Quiero ser una piedra

que al pie de los senderos

informe de distancias

y que indique la meta al peregrino.

Quiero ser piedra buena:

sangre de catedrales,

terrado en el latón de las chabolas,

cemento armado, china pulida con agua,

ojos calizos del escultor.

Soy una piedra de humilde vocación,

base para la fuente de una pequeña plaza,

hormigón de una casa

o gravilla menuda en un montón.

 

Publicado originalmente en la antología Más allá del miedo es mi casa “Mujeres poetas contra la violencia” (Ediciones Deslinde, Madrid, 2021).

Detalle de la portada del libro "Cuando llueve en primavera", de María Luisa Barea Gámez
María Luisa Barea Gámez

(Madrid, 1935). Ha residido de forma prolongada en Nueva York y en Bogotá. Tiene varios libros publicados, entre ellos "Despertar en la sombra" y "Cuando llueve en primavera". Ha colaborado con su poesía en periódicos y revistas del género en diversos países.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.