La Bienal de La Habana en su cadalso

Performance de Ángel Delgado: 24 horas detrás del malecón
Performance de Ángel Delgado: 24 horas detrás del malecón
Performance de Ángel Delgado: 24 horas detrás del malecón | Imagen: Ángel Delgado
Performance de Ángel Delgado: 24 horas detrás del malecón

He visto la organización y la puesta en marcha de la 13 Bienal de La Habana desde la distancia.

No solo desde un grupo (secreto) de whatsapp que comparte ideas sobre cómo enfrentarse a una Bienal que estrena un decreto coercitivo, el 349; sino también desde las redes sociales, notas de prensa, reportajes oficiales e independientes, hasta videos de youtubers desinformados de cuanto sucede en el gremio artístico.

“La 13 Bienal ya es un hecho”, como anunciaba el portal Cubarte, pero con un año de injustificado atraso, y con una fuerte crisis institucional que impide cualquier diálogo entre artistas y Estado, promueve la censura y la difamación pública de los creadores más críticos a la política cultural.

Pese a la fuerte campaña “Artistas cubanxs en contra del decreto 349”, iniciada desde el 21 de julio de 2018 por un grupo de creadores independientes; que ha generado un rechazo colectivo a esta ley tanto dentro como fuera de la isla —Amnistía Internacional expresaba su inquietud afirmando que “El Decreto 349 de la nueva administración augura un mundo artístico distópico en Cuba”—, la 13 Bienal de La Habana se desarrolla, según fuentes oficiales, con “200 creadores de 45 países”

Sin embargo, estas cifras, aunque toda la propaganda gubernamental lo intente, no logran engañar. La mítica Bienal, a la que muchos artistas les interesa tener en su CV profesional, ha dejado de “resistir el canon hegemónico”. Y esto no es un asunto contextual, viene de un proceso degenerativo. Ya en 2015 la curadora y crítica de arte Elvia Rosa Castro percibía que “desde el punto de vista artístico, para la Bienal de La Habana pasaba su cuarto de hora en términos liberadores y emancipatorios”. Aunque ella misma en esta nueva edición regrese —desde una plataforma independiente, D’Nasco Studio— con una exposición “soñada” quizás por esas fechas: A stone in a shoe (Una piedra en el zapato).

La casi total ausencia de solidaridad por parte de los artistas invitados al evento, ante la convocatoria de los creadores más vulnerados por el 349, que demandaba un gesto de rechazo hacia este decreto durante sus respectivas presentaciones en la Bienal; reafirman su condición enferma. Si los participantes oficiales no logran comprometerse, por las razones que sean, con una mínima expresión de libertad, de qué tipo de “modelo (cultural) alternativo” se está hablando.

Una de las excepciones quizás fue Carlos Martiel, quien con su performance Sangre de Caín, en la tercera edición del proyecto Detrás del Muro que dirige Juanito Delgado, mostraba su apoyo a través de hilos entintados en sangre. Algo que le valió un jalón de orejas, vía correo electrónico, por parte del viceministro Fernando Rojas.

Habrá que esperar qué respuesta recibe el performance independiente “24 horas detrás del Muro”

del artista cubano Ángel Delgado, quien pretende intervenir el malecón capitalino con una acción anunciada en las redes sociales sin hora ni fecha, por razones de seguridad. Ángel Delgado estuvo detenido durante seis meses en el Combinado del Este, en 1990, por realizar la obra “La esperanza es lo último que se está perdiendo”.

Es tiempo de mirar hacia otros círculos culturales, que puede que no se incluyan en los preestrenos de Cuban Art News, por poco sofisticados, o por “demasiado radicales”. Entre ellos citar el caso de Italo Expósito, quien en su estudio “Yo Soy el que Soy” genera talleres y descargas para jóvenes, donde repentismo, trova, poesía, performance, pintura, se mueven sabatinamente sin temores ni presiones ideológicas.

También podemos dirigir nuestra mirada al Movimiento San Isidro (MSI) —grupo nacido al calor de la campaña contra el decreto 349— que durante, y más allá de la Bienal, impulsará varios proyectos. Entre ellos, la muestra personal de Amaury Pacheco (Omnipoeta) titulada "El sentido de atesorar horrores". Amaury junto a su esposa y actriz, Iris Ruiz, han sido objeto de persecución por parte de la Seguridad del Estado; sin embargo, con trabajos como este intentan deconstruir actos de repudio hacia ellos mediante la herejía estética y lúdica de un “Escarnio público”.

“Desfile de Moda, Verano 2019 Se U.S.A”, es otra de las acciones artísticas aún sin fecha de ejecución, de otro de los protagonistas de este movimiento, Luis Manuel Otero Alcántara. Este trabajo consiste en la realización de una pasarela con diseños de alta costura que ostentarán motivos de la bandera estadounidense.

La opción de ausentarse de la Bienal o de cualquier evento incongruente organizado por el gobierno cubano, también pudiera funcionar como un acto digno de interés, como bien hace en esta oportunidad la artivista Tania Bruguera; quien no “entendía la incoherencia de suspender la Bienal en el 2017 para ceder sus recursos a la reconstrucción del huracán Irma —lo que constituyó una postura planteada desde lo estético-ético— y ahora, en el 2019, cuando hace unos meses un tornado devastó en La Habana varias de las zonas más pobres y obreras de la ciudad, el Ministerio de Cultura (Mincult) ha decidido que es más importante gastar una buena parte de su presupuesto en promocionar y usar a La Bienal de La Habana para limpiar su imagen internacional ante la campaña contra el decreto-ley 349”.

La Bienal de La Habana anda con fecha de caducidad, si se piensa en la utopía que la animó en sus primerísimas ediciones, y que aún tratan (infructuosamente) de alimentar de manera cínica, no solo el gobierno cubano, sino también curadores, intelectuales y artistas, tanto cubanxs como extranjerxs.

Yanelys Núñez Leyva

(La Habana, 1989). Curadora, crítica de arte y activista. Es coautora, junto al artista Luis Manuel Otero Alcántara, del Museo de la Disidencia en Cuba, plataforma que establece espacios de diálogos y de creación artística. Fue organizadora de la #00Bienal de La Habana, gesto celebrado en 2018 a raíz de la decisión del Ministerio de Cultura de posponer la edición 13 de la Bienal oficial. Ha participado en foros de debate internacionales como Creative Time y Forum 2000. 

Añadir nuevo comentario

Con estas preguntas comprobamos sie eres una persona humana y evitamos el envío masivo de spam