La vacuna contra el nuevo coronavirus, un objetivo a mediano plazo

Sars-CoV-2 - Coronarirus
Sars-CoV-2 - Coronarirus
Imagen: Pixabay

Desde la aparición de los primeros casos de coronavirus a finales de noviembre de 2019 en China hasta alcanzar el millón de infectados a nivel mundial el 2 de abril pasaron poco más de cuatro meses, sin embargo, esa cifra se ha duplicado solamente 13 días después, cuando el pasado 15 de abril se superaron los dos millones de contagios a nivel global.

La vertiginosa expansión de este nuevo virus, que ha arrasado con más de 100 mil vidas alrededor del mundo y amenaza con una crisis económica global sin precedentes desde la Gran Depresión de 1929, ha provocado que salten las alarmas y más de 115 laboratorios en todo el mundo se dispongan a conseguir una vacuna que pueda frenar la amenaza que representa la COVID-19.

A la cabeza de estas investigaciones se encuentran cinco laboratorios que ya han iniciado las pruebas con humanos, cuatro de ellos en fase I y solo uno ha anunciado el comienzo de la fase II. Algunos equiparan la búsqueda de esta vacuna con la carrera espacial de la guerra fría. Actualmente China y EEUU, quienes ya han anunciado el comienzo de los ensayos clínicos, se encuentran con los proyectos más avanzados. 

La empresa que encabeza estos trabajos en China es CanSino Biologics, que en colaboración con la academia Militar de Ciencias Médicas de las fuerzas armadas de dicho país intenta conseguir una vacuna de subunidad, que no es más que una fórmula de nueva generación que contiene solo antígenos, no patógenos, por lo que los expertos la consideran muy segura.

Por su parte en Estados Unidos apuestan principalmente por un proyecto desarrollado por la empresa biotecnológica Moderna Therapeutics con financiamiento del Instituto Nacional de Salud que se basa en una tecnología conocida como ARN mensajero, en la cual se copia el código genético del virus en lugar de transmitir una versión más débil del mismo. Vale decir que hasta la fecha ninguna vacuna de este tipo ha sido aprobada para su uso en seres humanos. 

Otro de los países que forma parte de la carrera por conseguir un fármaco inmunizador contra la COVID-19 es Rusia, que anunció recientemente el fin de la primera fase de desarrollo de su proyecto. Según el portal Russia Today se trata de una vacuna recombinante que no proviene de un virus vivo, sino de proteínas llamadas “epítopos”, que es la parte de la macromolécula del antígeno que reconoce al sistema inmunitario. La Agencia Federal Medico Biológica de Rusia (FMBA por sus siglas en ingles) se encuentra detrás de esta investigación, que según Veronika Skvorstova, responsable de dicha institución, podría estar lista en un lapso de 11 meses. 

A pesar de los pronósticos que anuncian en Rusia, la mayor parte de los científicos concuerdan en que el tiempo mínimo para tener una vacuna lista será de 18 meses, muchísimo menos que los 10 años que demora habitualmente conseguir estos fármacos, principalmente porque confían en que al existir tantos proyectos con el mismo objetivo alguno obtendrá resultados positivos. 

Cuba también ha anunciado que el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB) trabaja en un diseño de vacuna que podría desarrollarse para enfrentar el nuevo coronavirus. Este fármaco, que se administraría por vía sublingual y nasal, se está probando de forma experimental en pacientes del Hospital Militar Dr. Luis Díaz Soto, además de personas con sospechas de estar contagiadas por el SARS-CoV-2.

El doctor Gerardo Guillén, director de investigaciones biomédicas del CIGB, informó que ya se detectan respuestas y resultados parciales positivos en los análisis de laboratorios sobre la estimulación de las moléculas de la superficie celular que marcan el sistema inmune, aunque son todavía efectos muy incipientes.

Guillén también habló sobre una propuesta a las autoridades de China para realizar la posible vacuna de forma conjunta con el Centro de Investigación y Desarrollo Mixto, ubicado en la provincia de Hunan, una de las más afectadas por el brote en China.

Según un artículo publicado en la prestigiosa revista Nature el día 9 de abril, se cuentan en la actualidad 73 investigaciones en estado exploratorio o preclínico. De estas, 51 están siendo desarrollados por entidades privadas, mientras que las otras 22 responden a iniciativas académicas, del sector público u ONG.

Es probable que cuando la primera vacuna esté lista el SARS-CoV-2 no sea una amenaza tan grande como la que es actualmente, por lo que la viróloga Ángela Rasmussen, de la Universidad de Columbia, expresaba en un texto publicado en PNAS su temor sobre el posible cese la voluntad gubernamental de seguir invirtiendo las grandes cantidades de dinero que requiere este producto, aunque por la envergadura de la pandemia todo parece indicar que sí. 

Otras de las grandes preocupaciones de la ciudadanía, sobre todo en países subdesarrollados, se enfoca en la posibilidad de acceder a esta hipotética vacuna, pues las mascarillas y respiradores artificiales han disparado su valor en el mercado y se venden en especies de “subastas” a las que finalmente solo acceden los países con más recursos. 

El investigador de la Universidad de Navarra Ignacio López-Goñi, en declaraciones a la prensa española aseguraba que la distribución universal de las vacunas "son complicadas porque requieren una colaboración público-privada y luego hay que producirla a gran escala, y no es lo mismo hacer 1 millón de dosis que 1.000 millones".

Por su parte, la investigadora de la Universidad Autónoma de Madrid Martina Bécares fue más optimista cuando comentó a eldiario.es que "la producción es un factor limitante, pero creo que con los esfuerzos de tantas compañías y gobiernos habrá para todos (…) a corto plazo puede ser un problema la disponibilidad y habrá que priorizar a las poblaciones de riesgo, porque habrá candidatos que salgan pronto y otros que por seguridad o desabastecimiento tarden un poco más".

 

Logo de Árbol Invertido

El medio digital Árbol Invertido es un espacio para el ejercicio pleno de la libertad de expresión, con temas interrelacionados a partir de un lugar en el mundo llamado Cuba, los diferentes modos de hacer y entender la Cultura, y los Derechos Humanos.

Añadir nuevo comentario

Con estas preguntas comprobamos sie eres una persona humana y evitamos el envío masivo de spam

CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.