Félix González, un artista cubano "desconocido" en su patria, es homenajeado en la feria internacional Arco Madrid

Felix Gonzalez Torres
Feliz Gonzalez Torres
Artista cubano Félix González Torres. | Imagen: Incubadora

Emigró con trece años y falleció en Miami en 1996, se le considera un mito del arte moderno.

La Feria Internacional de Arte Contemporáneo Arco Madrid 2020, a celebrarse entre el 26 de febrero y el 1 de marzo en la capital española, no tendrá un país invitado, sino un artista, el cubano Félix González Torres, nacido en 1957 y fallecido en Miami en 1996.

A pesar de que este artista acapara por estas fechas tantos titulares, su obra se desconoce por completo en la isla donde nació. 

¿Qué había logrado Félix González, al morir con menos de cuarenta años en el exilio, para que hoy se le rinda homenaje en uno de los principales eventos de este tipo a nivel mundial? 

“Es un artista atípicamente mítico, o casi diría que mito a su pesar”, ha declarado Maribel López, directora de la feria. 

Félix González Torres nació en Camagüey en 1957 y, aunque salió del país con solo 13 años rumbo a España, para desembarcar a finales de los 70 en Nueva York, su trabajo se identificó siempre con su origen, según los estudiosos, con lo cubano.

El abandono de esta figura por parte de la historia del arte nacional en la isla, quizás se deba a su producción diaspórica, o quizás a su implicación política más allá del colectivo artístico Group Material, del que formó parte entre 1987 y 1991.

Vivió la emergencia del feminismo, a la vez que una Nueva York convulsa por la delincuencia y el crimen. Su trabajo, de extrema sutileza, se soportaba en el minimalismo desde donde conversaba sobre lo efímero, el amor, la trascendencia y lo que se regenera.

Su obra además estuvo marcada por la expansión del SIDA, del que fue víctima mortal su pareja, Ross Laycock, fallecido en 1991. La misma enfermedad que, apenas cinco años después, también puso fin prematuramente a su vida.

Mientras la epidemia tronchaba los sueños de miles de personas en la década de 1980, una parte del trabajo de Félix se ocupó de la discriminación a la que eran sometidos los infestados e increpó a la sociedad con obras como Untitled (Portrait of Ross in L.A.) de 1991, donde colocaba una montaña de caramelos que pesaba lo mismo que el cuerpo del amante, a la vez que conminaba al público a tomarlos. El círculo se cerraba con el reabastecimiento continuo del montículo.

Así el cuerpo del amado se regeneraba hasta el infinito, mientras los espectadores tenían un contacto metafórico con lo enfermo, lo peligroso.

El trabajo de este artista ha estado presente en la Bienal de Venecia, representando a Estados Unidos. También se le han dedicado retrospectivas en importantes espacios como el Guggenheim, el Museo de Arte Moderno de París y el MoMA.

Sin embargo, la institución oficial cubana impone un manto de silencio sobre su quehacer y su significación.

Quizás con esta presencia central en Arco Madrid 2020, la que es una de las ferias más influyentes a nivel internacional, y donde habrán exhibiciones cubanas, su nombre y su obra encuentren mayor reconocimiento entre sus coterráneos, dando sentido así a una de las voluntades de González Torres:

Por sobre todas las cosas se trata de dejar una marca de que yo existí, de que yo estuve aquí. Tuve esperanza y tuve una razón, por eso hice obras de arte”.

Logo de Árbol Invertido

El medio digital Árbol Invertido es un espacio para el ejercicio pleno de la libertad de expresión, con temas interrelacionados a partir de un lugar en el mundo llamado Cuba, los diferentes modos de hacer y entender la Cultura, y los Derechos Humanos.

Añadir nuevo comentario

Con estas preguntas comprobamos sie eres una persona humana y evitamos el envío masivo de spam

CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.