Columna de Francis Sánchez

Acosado el escritor y periodista Yoe Suárez, amenazan a su familia

Yoe Suárez en Madrid.
Yoe Suárez en Madrid.
Yoe Suárez, escritor y periodista cubano. | Imagen: Francis Sánchez

Según el oficial que lo interrogó, su familia podría sufrir represalias debido a su trabajo.

Yoe Suárez, escritor y periodista independiente cubano, ha sido interrogado por la Seguridad del Estado, para avisarle que tenía una prohibición de salida indefinida del país. Además, se le amenazó con posibles reprimendas que podrían tener consecuencias para su hijo (de apenas unos dos años de edad) y su esposa, si continuaba ejerciendo su labor.  

El interrogatorio de tres horas de duración tuvo lugar el pasado miércoles 5 de febrero en la estación policial del reparto Siboney, en el municipio Playa de La Habana, donde un oficial identificado como Capitán Enrique, entre las muchas preguntas y advertencias que le hizo, le comentó que “su problema no era ideológico, sino de resentimiento".

Suárez ha sido colaborador de ÁRBOL INVERTIDO, publica en Diario de Cuba (DDC) y El Estornudo, y ha sido finalista de la Beca Michael Jacobs en 2016. Ha publicado, entre otros, los libros de no ficción La otra isla (2016), Charles en el mosaico (Mención Premio Casa de las Américas, 2018), El soplo del demonio. Violencia y pandillerismo en La Habana (2018), y la novela No se juega con la noche (Hypermedia, Madrid, 2019). Coordinó Espectros (2016), primera antología de periodismo narrativo cubano. Obtuvo el Premio Nacional de Periodismo Cultural Villena en 2013 y 2017, y el Premio de Reportajes de la Editorial Hypermedia 2017 y 2018. Fue corresponsal en Cuba del canal estadounidense CBN News.

Su nombre es el de un joven muy talentoso y respetado, graduado de periodismo, cristiano, esposo y padre de familia. Un nombre que se suma ahora a la lista de más de 200 activistas, artistas y periodistas a los que el gobierno cubano impide arbitrariamente salir del país, apuntando incluso contra su familia, como castigo por ejercer la libertad de expresión. 

 

CONTRA LA FAMILIA
 

Utilizar a la familia para presionar a la sociedad civil, no es algo nuevo dentro del esquema de trabajo de la Seguridad del Estado. Ya en 2018, Adriana Zamora, otra colaboradora de DDC, había denunciado que la policía política le había advertido, cuando tenía 11 semanas de gestación, que "dependía de ella que su embarazo saliese bien, que en sus manos estaba el no coger ningún disgusto, no tener una subida de presión". 

Pese a este tenebroso panorama, Yoe Suárez no se amilana, y, según declaraciones en una entrevista concedida a Radio Viva 24, cuando su interrogador (Capitán Enrique) le habló de la trayectoria revolucionaria de su abuelo, él le ripostó:

"Yo hago lo que puedo en el tiempo que me ha tocado vivir, escribir, llevar luz a esos ámbitos que el régimen cubano, que es de tipo comunista, se niega a que haya luz, entonces… para mí esa es la continuidad: que mi familia desde tiempos inmemoriales ha luchado contra la satrapía en el país, y esa es la herencia que a mí me encantaría dejarle a mi hijo, ojalá que mi hijo no tenga que luchar contra poderes de este tipo, ni contra un poder colonial, ni contra ninguna dictadura, ni contra la bota comunista".

 

Yoe y familia
Yoe Suárez con su esposa, la periodista María Antonieta, y su pequeño hijo. Foto tomada de Facebook.

 

SOLIDARIDAD

 

Muchas voces solidarias se han pronunciado públicamente en favor de Yoe Suárez, sobre todo en Facebook, una de las redes sociales más usadas por los cubanos.

 

Elaine Díazdirectora de Periodismo de Barrio, publicó el siguiente post:

“¿Qué tipo de Revolución, de sistema, de gobierno necesita doblegar hombres y mujeres amenazando a sus esposas, hijos, padres, familias, hermanas, amigos?

¿Sueñan los agentes de la Seguridad del Estado o sólo tienen pesadillas después de haber hecho tanta mierda durante el día?

María Antonieta y Yoe Suárez mi abrazo a ustedes y su hijito”.

 

La poeta Katherine Bisquet, publícó en su muro:

"Al parecer la Seguridad del Estado o Policía Política tiene una norma, un plan que cumplir. No me parece esta una decisión nada arbitraria, todo es parte del plan, todo está normado. Esto es lo más escalofriante, el ejecutar tareas con tanta frialdad, por encima de familias, racionalidad, objetividad. Supongamos que Yoe Suárez era el próximo en sus listas, qué cosa tan desalmada esa de disponer humanos cual animal de corral marcado. Estoy muy molesta con esta noticia, temo mucho que se convierta en una normalidad y que la gente deje de extrañarse. Viva la libertad de expresión!!!!!!"

 

El académico José Raúl Gallego, como parte de un extenso post que dijo no poder escribir sino con rabia, expuso:

"Pero hoy han amenzado al hijo de María Antonieta y a ella por el trabajo de su esposo, de Yoe, que no es otra cosa que hacer periodismo, que contar historias que resultan incómodas al poder.
Lo han amenazado al estilo de la mafia más burda, como mismo han hecho a muchos de nosotros. Y me pregunto, ¿dónde están ahora todas esas personas? Una llamada por teléfono, un mensaje por interno, se agradece, pero no es suficiente. Hasta cuándo vamos a seguir callados y perdonando públicamente el comportamiento inmoral, cobarde, mafioso de un órgano militar represivo que no es autónomo, cojone, que responde a ese gobierno que sigues defendiendo y justificando con que son problemas de personas concretas, de funcionarios intermedios, cuando en la realidad es la esencia del sistema totalitario que existe en Cuba que no permite el disenso bajo ninguna forma".

Francis Sánchez

(Ceballos, Ciego de Ávila, Cuba, 1970). Lic. Estudios Socioculturales. Máster en Cultura Latinoamericana. Perteneció a la UNEAC desde 1996 hasta su renuncia el 24 de enero de 2011. Fundador de la Unión Católica de Prensa de Cuba en 1996. Ha sido redactor fundador de la revista católica Imago (1996-2001) y Jefe de Redacción de la revista cultural Videncia. Dirige la revista independiente Árbol Invertido. Autor, entre otros, de los libros Revelaciones atado al mástil (1996), El ángel discierne ante la futura estatua de David (2000), Música de trasfondo (2001), Luces de la ausencia mía (Premio “Miguel de Cervantes de Armilla”, España, 2001), Dulce María Loynaz: La agonía de un mito (Premio de Ensayo “Juan Marinello”, 2001), Reserva federal (cuentos, 2002), Cadena perfecta (cuentos, premio “Cirilo Villaverde”, 2004), Extraño niño que dormía sobre un lobo (poesía, 2006), Caja negra (poesía, 2006), Epitafios de nadie (poesía, 2008), Dualidad de la penumbra (ensayo, 2009) y Liturgia de lo real (ensayo, premio “Fernandina de Jagua”, 2011).

Añadir nuevo comentario

Con estas preguntas comprobamos sie eres una persona humana y evitamos el envío masivo de spam