Un día feliz

Primavera
Primavera
Imagen: Pixabay

 

Estoy apaciguado, contribuyen a mi apaciguamiento

            leer a Nichiren, me

            conmina a volver a

            leer en inglés el

            Sutra del Loto,

            asimismo escuchar

            música de Schubert,

            preámbulo a unos

            motetes que oiré

            después: el cuerpo

            limpio, las abluciones

            completadas hará

            unos minutos, contar

            con un diccionario de

            bolsillo a la mano (my

            security blanket) oír

            los pasos de

            Guadalupe de la sala

            al cuarto de baño,

            (“Oh¡ Celia, Celia, Celia

            shits!”) a esta hora ha

            terminado de tomarse

            un refrigerio, última

            comida del día, otra

            fracción que echarle

            al cuerpo, reanimarlo,

            condimentarlo, sé que

            en unos momentos

            dará inicio al ritual

            diario de sus abluciones:

            nuestras relación es una

            bella relación, dos seres

            (somos) guiados por la

            higiene (sin higiene no

            hay moral) mucho me

            tranquiliza ir escribiendo

            lo que surge por su

            cuenta, en este

            preciso momento,

            en este preciso

            cuaderno.

 

La Parca carga la dalla, yo este poema. Esta interpretación

            de Schubert aquieta

            el espacio que media

            entre pudendas y

            carecer, espero un

            día se me dé, de

            pensamientos.

 

A punto tengo controlado el resto del día hasta la

            hora de acostarme a

            dormir, oíd, terminar

            este poema, titularlo

            (cuánto detesto titular

            mis poemas) retraerme,

            contraído centrarme en

            lo que queda del disco

            de Schubert, puede

            que luego lo guglee, 

            no sé nada de Schubert,

            hacerme una idea: esto

            ocupa un espacio nada

            excesivo, no soy renuente

            a lo excesivo siempre y

            cuando no me intranquilice,

            anotar tres chorradas en

            mis diarios personales,

            esa memez: y leer a

            Nichiren, en exceso

            belicoso. Todavía no

            es hora de acostarme

            a dormir, se me cierran

            los ojos, ponerme de

            pie, hacer gimnasia

            escuchando en mi

            tableta Amazon a

            Bach: una vergüenza

            poner en una misma

            oración a Bach con

            Amazon.

 

Fue un día señalado: en este día Guadalupe cumplió

            sesenta y cinco años

            de edad, celebramos

            en la casa apaciguada

            comiendo sashimi y

            sushi, algas picosas,

            compartimos a la mitad

            un mochi de alfóncigo,

            el ambiente ha sido

            cálido, sus hermanas

            mandaron felicitaciones

            desde España o llamaron

            por wasap: las niñas

            mandaron tarjetas, mi

            hermana un regalo de

            cincuenta cocos para

            comprar en no sé qué

            tienda de lujo, algo así

            como Williams Sonoma,

            hice reír a Guadalupe

            diciéndole que con

            cincuenta pesos

            consigues nada en

            Sodoma: lo cual, a la

            manera de vertientes

            que toman de repente

            caminos separados

            me sirve para rematar

            (tal hiciera Lope en un

            soneto, “un soneto me

            manda hacer Violante”)

            este poema.

 

 

 

 

 

Poeta José Kozer. Foto en revista Árbol Invertido

(La Habana, 1940). Poeta, traductor literario y profesor universitario. De padres judíos de Europa Central, creció en Cuba, donde alcanzó a estudiar un año en la Universidad de La Habana, pero después de la revolución emigró a Estados Unidos. Hizo una maestría y un doctorado en literatura luso-brasileña y codirigió la revista Enlace (Nueva York, 1984-1985). Fue uno de los editores de Medusario: Muestra de la poesía latinoamericana (Fondo de Cultura Económica, México, 1996). Profesor de literatura hispana en el Queens College de Nueva York (1967-1997). Ha publicado medio centenar de libros, la gran mayoría de poesía. Se considera un grafómano: el 25 de mayo de 2007 tenía ya escritos 6 mil 786 poemas. Recibió en 2013 el Premio Iberoamericano de Poesía “Pablo Neruda” por la obra de toda su vida.

Añadir nuevo comentario

Con estas preguntas comprobamos sie eres una persona humana y evitamos el envío masivo de spam

CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.