Ignacio Palomo

(Marroquí, Florencia, Cuba, 1959). Descendiente de inmigrantes canarios, heredó el gusto por la décima y la música campesina. Tocó el laúd en conjuntos aficionados y fue uno de los últimos proyeccionistas del Cine Móvil en su región, antes de matricular la carrera de periodismo en la Universidad de La Habana y mudarse a aquella ciudad, estudios que dejaría a medias, según su Autobiografía, “por razones ajenas a mi voluntad”. Residió durante un breve período en Suiza, desempeñando labores diversas, regresó a la patria por problemas de salud sin lograr adaptarse al cambio de clima. Fundó junto con otro emigrado, Ulises Varsovia, el proyecto editorial Odiseo. Fue editor invitado de la revista internacional Francachela entre 1997 y 2003. Ha publicado: Relojes de niños (Ed. Odiseo, Ginebra, 1996) y La palma irreal (Ed. Odiseo, Ginebra, 2001). Colabora con distintos medios alternativos.