La oscuridad de lo que brilla

Lámpara de techo (arte reciclado): Foto Veronika Richterová, en revista Árbol Invertido
Imagen
Veronika Richterová (escultura, arte reciclado)

TEORÍA SOBRE LA BELLEZA

La belleza no cabe

en un trozo de papel

sí en los ojos. Como ajustar

el enfoque de una lente

por detrás.

No en la punta de la lengua

más allá.

Cabe en el aire

al abarcar el ser.

 

Puede asirse la belleza

en silencio al reposar el cuerpo

desde atrás, en eso de ser

atesorar lo que haya sido

y bello es.

 

La belleza habita en la oscuridad

el don que nos fue dado oculto

la cáscara que se quita

lo bello es un fin vacío de principios

nace en el último tramo del próximo deseo.

 

La belleza abraza la luz de la muerte

o desata la nebulosa de la vida.

 

PLENITUD

Al amparo del árbol de la sabiduría india

en la letanía impasible de la tarde

con los brazos abiertos y las palmas al cielo.

 

Vuela una mariposa

y su impudicia

modesta síntesis de mundo en los ojos.

 

Templar belleza

mirando bajo las arrugas

la longitud de la nariz

el bosquejo del aliento

los pliegues de las orejas

hasta dejarla ir.

 

ENTERA
De boca en boca

del alimento al beso

recodo en la palabra.

 

Dar de comer

entregar

entera desde esta inmensidad

y finitud

desde mí

en el mundo.

 

Todo

desde esa boca que espera

el mordisco

desde esa otra boca

que concierta y se funde en esta.

 

Casi nada, ínfima

desde el cosmos

que —también— mide

se desboca.

 

DESPOJADA

Cálida noche desde un marco

verde el árbol, la noche negra

el mar que se oye gris.

Despierta porque nada abriga

solo ella, los ojos dentro

la memoria en alguien

que se quiere morir.

Verde la noche

ella negra

dentro gris.

 

CANSANCIO

Deberíamos morir todos así, de golpe

y clava su lengua de acero recién afilado

justo en medio de la médula de mi noche.

 

Sostengo el cansancio entre temblores

y ella sigue —cándida y cruel—

tejiendo su día:

lo que queda de una enferma que aún respira

aunque quiera dejarse ir

que los restos de su madre sepultados años ha

deben ser cremados

que la muerte, la vida, la muerte.

 

Algo tenue, umbilical, nos mantiene

mientras una voz frenética hila dentro mío

quien me dio la vida debería abstenerse

de mezclar banalidad

con cuestiones tan cruciales:

la noche y el cansancio.

 

TRASCENDENCIA

De noche soy luz que tintinea

entre las sombras.

De día fuerza

manos de madre.

El crepúsculo amalgama

esas que soy

pude

voy siendo.

Quizá

solo la muerte sepa

talle

qué trasciende.

 

ARRAIGO

Quizá sea un roble

con aroma a eucaliptus

cuyas raíces son ramas

que tanto anclan un fondo

como rozan una cúpula.

 

Exilios ciertos

ni hazañas tengo

la casa es campo de batalla

el cuerpo es la casa.

Alma

espíritu y vacío habitan en ella.

A veces en el silencio humeante

que presagia los sueños

me paro ante mí y pido.

 

Casi siempre me obedezco.

 

Alguna vez quizá plante un árbol

ahí donde mueren las palabras.

Por ahora me conformo con ser durazno

y que su piel desgarres, hija de una tierra

que tanto me crece como me carcome

rama de un tronco que se deshilacha lerdo

fruto del fruto de una y otras ramas

que crecen desordenadas, profusas.

Jardinera del desarraigo

quizá

alguna vez yo misma plante ese árbol.

Escritora Carolina Zamudio. Foto en revista Árbol invertido

(Curuzú Cuatiá, Argentina, 1973). Poeta y narradora. Publicó los poemarios Seguir al viento (Ed. Último Reino, Argentina, 2013), La oscuridad de lo que brilla (bilingüe español/inglés, Ed. Artepoética Press, Estados Unidos, 2015) y la plaquette Teoría sobre la belleza y otros poemas (Ediciones de la Garza Mora, Argentina, 2015). Periodista por la Universidad Católica Argentina y Master en Comunicación Institucional y Asuntos Públicos por la Universidad Argentina de la Empresa. Ganó el Premio “Universitarios Siglo XXI” del diario La Nación. Ha participado en encuentros internacionales de escritores en la Argentina, Colombia, Ecuador, Estados Unidos y Perú. Incluida en antologías en la Argentina, Colombia, España y Estados Unidos. Condujo el ciclo radial “Los libros no muerden”. Ha residido en Emiratos Árabes Unidos, Suiza y Colombia, donde vive en la actualidad.

Añadir nuevo comentario

This question is for testing whether or not you are a human visitor and to prevent automated spam submissions.