Taza Cubita con café cubano

"Es como su ritual de hospitalidad y unos camaradas a quienes visité me ofrecieron una taza de este café hecho con semillas de quimbombó".

Siempre con la premisa de que la salud del pueblo es lo primero, un periódico local del oriente de Cuba, llamado La Demajagua, sugiere la semilla de quimbombó tostada como sustituto para el café. Ya lo habían utilizado antes los esclavos africanos en México quienes, según los historiadores, rendían muchísimo en sus labores agrícolas.

La sugerencia fue publicada solamente en la versión impresa de La Demajagua, por lo que nada más está disponible para los suscriptores del semanario y para quienes adquirieron su edición número 1517, así que lamentablemente no pueden disfrutarla los lectores en Internet, pero por ahí les dejo una foto del periódico de papel.

Este sucedáneo del café tiene la ventaja de aportar, aparte de vitaminas A, B, C, E y K, una serie de minerales que casi superan en cantidad a los contenidos en la tabla periódica de los elementos de Mendeléyev. Todo esto sin sufrir riesgo alguno de incorporar cafeína al organismo.

Aunque el compañero Elexi Legrá, director de Café, Cacao y Coco en el Ministerio de la Agricultura de la hermana República de Cuba asegurara a la prensa oficial que el 2019 fue el más productivo de los últimos 12 años en la rama del café y esperan superar las 10 000 toneladas en el 2020, además de llegar a 30 000 en el año 2030, la aspiración del gobierno revolucionario es que el pueblo esté lo menos expuesto posible a los daños causados a la salud por el fruto del cafeto.

Sin necesidad alguna de someterlas a complicados procesos de envejecimiento para conseguir un aroma delicado, de notas achocolatadas, las semillas de quimbombó tostadas, molidas y preparadas en infusión, superan las exigencias del paladar mejor entrenado. Claro, hay que forzar un poquito la imaginación.

Yo mismo lo probé. Los cubanos brindan café siempre a sus visitas, siempre y a cualquier hora. Es como su ritual de hospitalidad y unos camaradas a quienes visité me ofrecieron una taza de este café hecho con semillas de quimbombó.

Aparte de que estuve vomitando desde la tarde hasta la mañana del día siguiente, las uñas se me pusieron azules y ahora pierdo un poco más de pelo, no encontré diferencias notables respecto al efecto tradicional de la cafeína y no supe qué había bebido, hasta semanas más tarde.

Podríamos pensar en adoptar la experiencia cubana e incluir esta infusión alternativa en los plenos del partido. No se imaginan cuánto economizaríamos y, si no le decimos nada al resto de los camaradas, nadie se dará cuenta.

Periódico Demajagua, quimbombó por café

Iósef Rodríguez
Iósef Rodríguez (Иосиф Петровић)

(Boecillo, España. 1983). Интеллигент и писатель. Член Коммунистической партии Испании и борец за безн адежные дела. Мечтаю о лучшем мире, весь день.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
This question is for testing whether or not you are a human visitor and to prevent automated spam submissions. CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.