El tiempo vuela, los recuerdos exigen... (Carta)

Manuscrito, carta de Modesto San Gil

Chambas, 30 de marzo de 2015.

Ileana-Francis

Hijos míos.

El tiempo vuela, los recuerdos exigen gratitud a quienes me han llevado hasta lo alto. Escribir es oficio y pasión, pero ya me cuesta mucho. Los ojos ven más niebla que letras, por este mal de cataratas que tanto crece, y aquella fiebre de creación que hasta hace poco fue arrebato hoy es pobre alarde.

Para alimento del alma las cosas de la Biblia y el alma se me llena de ternura cuando leo mi Enciclopedia de las islas Canarias que es como andar de regreso en aquella casa no. 16 del parque del Pueblo en Mazo que allí está. Dicho ras de paso, cuando vuelvo a poner los pies en el suelo, no puedo decir qué y cuánto siento: nada, lo inmenso no tienen remedio. Pero si reviso los libros en que están los nombres de Ileana y Francis sublimando el mío, o cuando voy a Videncia y veo lo infinito en las páginas que bajo la égida de Ileana y Francis gestan mi nombre para mayor altura, siento la grata generación de ambos. Ustedes, mis hijos, padres de alma, ¿? Sí.

Esto que digo es, del alma logrado, del pulso de la letra, regalo eterno. ¡Ay, hijos! Un abrazo.

Modesto

Poeta Modesto San Gil. Revista Árbol Invertido

(La Palma, Canarias, España, 1922). Reside en Cuba desde 1928, siendo su hogar en las últimas décadas una pequeña parte de la estación ferroviaria del municipio Chambas, en la provincia Ciego de Ávila. Estudió en los Seminarios de El Cobre, en Santiago de Cuba, y San Carlos y San Ambrosio, de La Habana, durante las décadas del treinta y el cuarenta del pasado siglo, etapa en la que publicó sus primeros poemas en las páginas del periódico El Mundo. Es miembro de la UNEAC (Unión de Escritores y Artistas de Cuba) y de la Unión de Escritores Canarios. Ha publicado, entre otros, los libros Elegía del solitario (Canarias, 1995), El profeta y los cuervos (Ed. Ávila, 2001; Ed. Benchomo, Canarias, 2009), Versos descalzos (Ciego de Ávila, 2001), Salmo a la deriva (Ciego de Ávila, 2002), Roca de oro (Ciego de Ávila, 2010), y la antología personal Lejos, después del mar (Ed. Unión, La Habana, 2014). En el poblado de Chambas se convoca cada año un premio literario nacional que lleva su nombre.

Añadir nuevo comentario

Con estas preguntas comprobamos sie eres una persona humana y evitamos el envío masivo de spam